Qué contiene la soya

·4  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, marzo 20 (EL UNIVERSAL).- La soya cada vez adquiere una mayor popularidad alrededor del mundo. Se trata de un alimento que, por su versatilidad, se puede encontrar en diversas presentaciones: leche, salsa, harina y aceite, son sólo algunos de los productos en los que se ha derivado la soya. Pero, ¿qué contiene este alimento? y ¿por qué es popular en todo el mundo?

La soya o soja es una legumbre de la familia de las papilionáceas, a la que pertenecen plantas tan conocidas como la judía o el guisante, semillas comestibles. La planta de la soya puede alcanzar medidas superiores a 1.5 metros de altura y sus frutos son legumbres de hasta 7 centímetros de longitud con una o cuatro semillas en su interior, explica San Camilo, comercializadora de granos de soya.

Por su composición es un alimento que aporta diversos beneficios al consumidor. Un grano de soya, en promedio, se integra por 36.5% de proteínas; 20% de lípidos; 30% de hidratos; 9% de fibra alimentaria; y 8.5% de agua, señala la Revista Salud Pública de México. Y son estos componentes los que han posicionado a la soya como un alimento popular y nutritivo a lo largo de la historia.

Historia de la soya

La soya es originaria del norte y centro de China, se trata de un alimento milenario de los pueblos de Oriente. Para los chinos, la soya formaba parte de las cinco semillas sagradas junto con el arroz, el trigo, la cebada y el mijo.

Con el pasar del tiempo, la soya se extendió por otros países como la India, donde se cree que se comenzó a consumir en 1735. Unos años más tarde, en 1740 se plantaron las primeras semillas, provenientes de China, en el continente europeo, señala la Sociedad Argentina de Nutrición.

Y 25 años más tarde, en 1765, la soya llegó a Estados Unidos, el país que actualmente lidera la producción mundial, con una producción, promedio, de 80 millones de toneladas por año, según el Departamento de Agricultura de Estados Unidos.

Por su parte, la soya se instauró en América Latina como una medida para luchar en contra de la desnutrición de niños, ya que este alimento sustituía fuentes de proteína como la leche y el huevo, señala el Instituto Nacional de Ciencias Medicas y Nutrición Salvador Zubira?n.

En sus orígenes, la soya se consumía en su forma simple, como una legumbre más. No obstante, a través del tiempo han surgido algunos derivados de este alimento como lo son: el tofu, la leche de soya, los brotes y la salsa de soya. Actualmente, estos derivados se extienden por todo el mundo, agrega el libro Soja, propiedades nutricionales y su impacto en la salud.

Beneficios de la soya

El consumo de soya se ha contemplado como una alternativa al consumo de carne, debido a que este alimento supera al resto de las legumbres en cuanto a su riqueza en proteínas y su gama completa de aminoácidos esenciales. Gracias a sus cualidades, puede sustituir a la carne o a la leche animal, indica San Camilo.

Igualmente, la soya es una fuente de calcio. Este alimento de origen oriental tiene un contenido de calcio cercano al de la leche de vaca, por lo que puede aportar todas las propiedades de este mineral. También aporta otros minerales como hierro y zinc, sostiene la Universidad Autónoma de Aguascalientes.

Otro de los beneficios que aporta es a la circulación. Se ha comprobado que este alimento puede reducir hasta en un 20% la tasa de colesterol en la sangre. Además, los alimentos a base de soya tienen otros efectos que pueden proteger al organismo de enfermedades cardiovasculares, explica la Revista Salud Pública de México.

También suele ser un alimento recomendado para las personas que padecen diabetes ya que, al liberar los azúcares poco a poco, estabiliza los niveles de glucosa en la sangre, señala la comercializadora de granos de soya.

Además de estos beneficios, la soya posee abundante fibra, la cual es recomendada para impedir el estreñimiento, ya que este alimento favorece los movimientos del intestino, indica la revista Elsevier.

¿Cómo comer soya?

La soya puede comerse como una legumbre más. Con ella pueden elaborarse todo tipo de platos. Se pueden realizar sopas o se puede comer hervida, en combinación con verduras o ensaladas. Además de las legumbres, existen muchos derivados de estos productos: brotes, leche, tofu, salsa, aceite y harina, todos ellos conservan o incluso potencializan las propiedades de la semilla y pueden constituir una alternativa para ingerir este alimento.

Para una correcta asimilación de sus proteínas, la soya debe ponerse en remojo con agua durante la noche con un mínimo de 6 horas y su cocción debe ser bastante larga, más o menos sobre las tres horas, señala la comercializadora de granos citada anteriormente.

Después de ser comprada, la soya tiene un periodo de caducidad de hasta medio año si se guarda en recipientes bien herméticos y secos, almacenados en un lugar fresco.