Contar los insectos aplastados en tu matrícula puede ayudar a la ciencia

·3  min de lectura
Splattering of dead insects on a car windscreen, windshield whilst driving along a road with signs and road  white markings.
Insectos en un parabrisas

Un clásico de los viajes de verano es bajarse del coche al terminar el viaje y comprobar cómo el parabrisas está lleno de insectos aplastados. Pero muchos conductores recuerdan que hace años había muchos más insectos aplastados contra el coche. El declive en el número de insectos es claro.

Y tiene una importancia enorme en los ecosistemas. Los insectos pueblan todos los ecosistemas terrestres - y muchos acuáticos, pero no los marinos - de nuestro planeta. Y lo hacen cumpliendo un gran número de funciones ecológicas: desde el reciclado de materia orgánica y nutrientes, depredación y control de plagas, polinización... Su caída en número, el declive de sus poblaciones, tiene un impacto significativo en los ecosistemas.

Pero, ¿cómo de relevante es este declive? Una organización, conocida como BugLife - "vida de bicho", traduciendo literalmente del inglés - ha desarrollado una aplicación para móviles para poder cuantificarlo. Y han aprovechado la idea de la que hablábamos antes: es una aplicación para que los conductores cuenten cuántos "bichos" han atropellado.

Bueno, conductores o viajeros, pero la aplicación funciona sobre las placas de matrícula de los coches. El proceso es sencillo. Antes de comenzar el viaje, hay que hacerle una foto a la placa de matrícula e imprimir una rejilla que te llega a la aplicación. Se limpia la placa de matrícula, se pega la rejilla, y se permite a la aplicación que haga un seguimiento del viaje vía el GPS del móvil. Cuando termina el viaje, cuentas los insectos aplastados en cada rejilla, subes una foto de la placa a la base de datos - para que un programa informático realice un segundo conteo de los insectos - y ya está.

Un detalle interesante, aunque puede parecer menor, es por qué se cuenta sobre la placa de matrícula y no sobre el parabrisas. Hay varias razones, pero la principal es que las placas de matrícula están homologadas. Hay distintos tamaños, pero no muchos, mientras que en parabrisas sí encuentras más tipos. Eligiendo las placas de matrícula se pueden homogeneizar mejor los datos.

Y también son mas pequeñas, lo que implica que es menos cansado contar los insectos y genera menos errores.

La iniciativa tiene dos intenciones claras. La primera es la que cuentan de manera directa: si la gente se ofrece y cuenta cuántos insectos hacen en sus trayectos, los científicos tendrán muchos más datos con los que trabajar. Y más datos hace que los análisis estadísticos sean más fiables.

Pero igual de importante es lo que no se dice, pero se da a entender. Sacar una aplicación así fomenta que el público se implique. La tarea que se le pide no es muy grande, pero hace que la gente se involucre y se mantenga informada de un problema muy serio, que puede llegar a tener consecuencias directas en las vidas de la gente en no muchos años.

Por desgracia, de momento la aplicación sólo está disponible para el Reino Unido y ni siquiera en todas las regiones. Pero es una gran iniciativa, que igual se podría exportar.

Más historias que te pueden interesar