Los contagios marcan récord en Sudáfrica, pero la hospitalización sigue baja

·3  min de lectura

Johannesburgo, 17 dic (EFE).- La cifra de contagios de covid-19 confirmados en Sudáfrica durante esta cuarta ola impulsada por ómicron supera ya los máximos de todas las anteriores, pero la tasa de hospitalizaciones se mantiene "mucho más baja", informaron este viernes fuentes oficiales

En una rueda de prensa virtual, el ministro de Salud sudafricano Joe Phaahla, confirmó hoy que, con la variante ómicron dominando las infecciones en el país, "el número de casos de esta cuarta ola ha excedido los picos de la tercera, segunda y primera".

En la semana entre el 8 y el 15 de diciembre, la media de nuevos casos diarios fue de 19.755 para una población de unos 58 millones (y la jornada del miércoles sumó la cifra más alta nunca antes registrada en Sudáfrica, 26.976 nuevas infecciones).

Asimismo, la tasa de positividad de los test realizados -un factor que los expertos consideran más indicativo que las cifras absolutas de nuevos casos- también se mantiene muy alta, por encima del 30 % en los últimos días.

Las hospitalizaciones también estuvieron creciendo "rápidamente" y en los últimos 7 días el aumento fue del 70 %, pero el ministro sudafricano recalcó que, aunque el porcentaje de aumento es grande, el país partía de una tasa muy pequeña de ingresos hospitalarios.

"En comparación con las anteriores olas, la media semanal de hospitalizaciones definitivamente es mucho más baja que en la tercera ola (a mediados de este año, impulsada por la variante delta)", señaló el funcionario.

"En cifras absolutas", según Phaala, Sudáfrica está aún en un "nivel bastante bajo" de casos de gravedad e incluso entre los pacientes hospitalizados la mayoría presentan cuadros "más suaves" que en otras olas.

Lo mismo ocurre con las muertes, que si bien aumentaron en los últimos días, se mantienen menos numerosas que en los periodos comparables de las olas previas.

La mayoría de los casos graves siguen dándose entre pacientes sin vacunar, según los expertos sudafricanos.

Como dato esperanzador, en la provincia de Gauteng -donde están Johannesburgo y Pretoria y considerada el gran epicentro de la ola de ómicron-, tanto el número de casos como la tasa de positividad de los test realizados muestra señales tempranas de haber empezado a disminuir y, por tanto, de que el pico de infecciones podría haber quedado atrás, si bien es pronto para ofrecer conclusiones firmes.

El ministro de Salud y los expertos que le acompañaron en la rueda de prensa insistieron en que la vacunación es la herramienta clave para combatir la cuarta ola -de hecho, la baja presión hospitalaria ha llevado a que, de momento, Sudáfrica no haya aplicado ninguna restricción adicional-, pero se mostraron preocupados de que los niveles de personas que acuden a inmunizarse sean bajos.

Sudáfrica se mantiene como el gran epicentro de la pandemia en África y acumula unos 3,25 millones de contagios y algo más de 90.000 muertes.

La tasa de vacunación del país permanece aún relativamente baja, con solo alrededor del 26 % de la población con la pauta ya completa.

Científicos y autoridades sanitarias de este país fueron los primeros en alertar sobre la detección de ómicron el pasado 25 de noviembre.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.