Contagio en las afueras de Lisboa, donde el confinamiento es un reto

Thomas CABRAL
1 / 3

Personas con mascarilla protectora por el coronavirus viajan en un autobús en el municipio de Loures, a las afueras de Lisboa, el 30 de junio de 2020

Personas con mascarilla protectora por el coronavirus viajan en un autobús en el municipio de Loures, a las afueras de Lisboa, el 30 de junio de 2020 (AFP | Patricia de Melo Moreira)

"Si no podemos salir del barrio, entonces hay que ayudarnos", dice un joven de los suburbios del norte de Lisboa al comentar las nuevas medidas de confinamiento que entran en vigor este miércoles para doblegar unos focos de coronavirus que preocupan a Portugal.

"Si no se puede trabajar, no se puede pagar. Necesitamos ayuda alimentaria y una suspensión del pago de facturas", explica a la AFP Iuri Fidalgo, un portugués de origen caboverdiano que vive en la ciudad de Quinta do Mocho, en el municipio de Loures.

Para empezar, "la gente del barrio no puede comprar máscaras y gel. Es complicado", se queja el rapero, de 23 años, a pocas horas de la entrada en vigor de las nuevas restricciones.

Con un promedio de 321 nuevas infecciones por día, el número de nuevos casos registrados en Portugal aumentó un tercio en junio en comparación con mayo. Éstos siguen concentrándose en gran medida en la región de Lisboa.

Para frenar el contagio, el gobierno decidió imponer a los aproximadamente 700.000 habitantes de una veintena de barrios un nuevo "confinamiento a domicilio" durante, al menos, dos semanas.

- Doble pena -

Las comunidades más afectadas por los recientes focos de infección son las más necesitadas para hacer frente a la epidemia de covid-19.

"Los hogares se encuentran donde las poblaciones no pueden dejar de trabajar ni de utilizar los transportes públicos que no permiten respetar la distancia física considerada obligatoria", explica el adjunto del alcalde de Loures, Gonçalo Caroço.

Este municipio comunista reclamaba a las autoridades nacionales un aumento de las frecuencias de los transportes públicos desde hacía varias semanas. Reducida a la mitad durante el confinamiento impuesto a mediados de marzo, la oferta de transporte debe volver al 90% a partir del miércoles.

"Tengo miedo, por supuesto. Si un autobús está demasiado lleno, yo me bajo", afirma Wumi Afonso, una cocinera de 37 años de Santo Tomé y Príncipe, esperando en Sacavém un segundo autobús que le permita llegar al restaurante donde trabaja en Lisboa.

Al cobrar el desempleo parcial, ella pudo confinarse durante dos meses con sus cuatro hijos pero su marido nunca dejó de trabajar porque "en la construcción, sólo se gana dinero si se trabaja".

En los 19 barrios sometidos a un nuevo confinamiento, que forman un conjunto contiguo a los municipios de Lisboa, Sintra, Loures, Amadora y Odivelas, las concentraciones se limitaron a cinco personas, contra diez en el conjunto de la región metropolitana y veinte en el resto de Portugal.

- Medidas necesarias -

"Estas medidas son necesarias", confirma la enfermera Silvia Gonçalves, que recorre los barrios de Loures con equipos movilizados por el ayuntamiento desde principios de junio, para recordar a la población la importancia de las precauciones sanitarias.

Esta especialista en "salud comunitaria" no duda que el nuevo coronavirus infecta, sobre todo, a los "más vulnerables", en particular en las ciudades que sufren de pobreza, precariedad del empleo y una sobreocupación de las viviendas.

"En un barrio como Quinta do Mocho, un pequeño hogar es ya preocupante, ya que sus cerca de 3.000 habitantes tendrán muchas dificultades para aislarse unos de otros", explica.

"Mientras la gente tenga hambre, nada les impedirá ir a trabajar aunque sean positivas al covid-19", destaca el vicealcalde. "La mejor manera de contenerlos es proporcionándoles el apoyo social y económico que necesitan".

Desde hace una semana, la región de Lisboa sufre nuevas restricciones para evitar las aglomeraciones, como la prohibición del consumo de alcohol en la calle o el cierre de comercios y cafés a partir de las 20H00.