Contaba con cocinero y celda especial con TV

·1  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, marzo 28 (EL UNIVERSAL).- Compañeros de Eleazar Gómez se quejaron que en el reclusorio el actor era despota, tenía cocinero y estaba en una celda especial con TV.

Tras pasar poco más de cuatro meses en prisión esperando su sentencia, un interno que convivió con el actor dentro del reclusorio compartió que Eleazar tenía una mala actitud y que casi no hablaba con nadie mientras estuvo dentro.

"Es una persona muy déspota, muy grosera y de hecho muy aislado de los demás", comentó ante las cámaras del programa "Suelta la sopa". Incluso dijo que tenía cocinero y dormitorio especial.

El actor fue puesto en libertad condicional después de que un juez determinara su estatus legal: medidas cautelares.