Por qué no se construyó en América Latina una poderosa red de trenes como la que conecta Europa

Por qué no se construyó en América Latina una poderosa red de trenes