¿En qué consiste la Ley de Espionaje por la que Trump está siendo investigado?

·5  min de lectura

¿Qué tienen en común la denunciante transgénero Chelsea Manning, el espía soviético de la década de 1950 Julius Rosenberg y el expresidente Donald Trump? La respuesta, según una orden ahora pública para la extraordinaria redada del FBI en la casa de Trump en Mar-a-Lago, Florida, el lunes, es que los tres han sido investigados bajo sospecha de violar la Ley de Espionaje de 1917.

El papeleo revelado por un juez federal el viernes dice que el FBI estaba buscando elementos que pudieran violar dicha ley, que regula el manejo de documentos confidenciales relacionados con la seguridad nacional.

Usada con más frecuencia contra espías, informantes y empleados del gobierno que filtran documentos a los periodistas, la Ley de Espionaje conlleva una sentencia máxima de diez años de prisión.

Entonces, ¿por qué exactamente es que Trump está bajo investigación?

Una ley contenciosa con raíces en la paranoia de la Primera Guerra Mundial

La Ley de Espionaje es una ley polémica y a menudo impugnada que data de la entrada de Estados Unidos en la Primera Guerra Mundial contra Alemania en 1917.

Incluso antes de unirse al conflicto, el presidente Woodrow Wilson había instado al Congreso a tomar medidas enérgicas contra los grupos de inmigrantes y los movimientos políticos radicales que, según él, habían “vertido el veneno de la deslealtad en las arterias mismas de nuestra vida nacional”.

En ese momento, los germano-estadounidenses eran un grupo étnico grande e influyente, y los nacidos en Alemania representaban el 2,7 por ciento de la población estadounidense y el 18,5 por ciento de la población nacida en el extranjero, según el censo de 1910.

Más del 27 por ciento de la “población blanca extranjera” de la nación hablaba alemán como lengua materna. Había escuelas, iglesias y periódicos de habla alemana en todo el país, que se enfrentaron a la reacción violenta de los grupos de habla inglesa.

Aprobada solo dos meses después de que Wilson se uniera a la guerra, y reforzada un año después, en 1918, la Ley de Espionaje criminalizó muchas formas de disidencia contra la guerra, lo que condujo a sentencias de cárcel contra oradores, volanteros, cineastas y editores de periódicos.

Las disposiciones más radicales de la ley se desmantelaron después de la guerra, pero otras partes siguen vigentes, incluidas las enumeradas en la Sección 793 del Código de Leyes de EE.UU., que prohíbe a los ciudadanos filtrar o manejar indebidamente información relacionada con la “defensa nacional”.

Desde entonces, la ley se ha utilizado para enjuiciar a los espías soviéticos Julius y Ethel Rosenberg, al denunciante de los documentos del Pentágono Daniel Ellsberg, a los filtradores de la Agencia de Seguridad Nacional Edward Snowden y Chelsea Manning, y a varias otras personas que filtraron secretos del gobierno de EE.UU. a periodistas, el público, u otros estados nacionales.

¿Qué prohíbe la Ley de Espionaje?

La Sección 793 del Código de EE.UU. prohíbe varias formas de obtener, filtrar o no cuidar adecuadamente “información relativa a la defensa nacional”.

Por ejemplo, prohíbe que cualquier persona adquiera información sobre las instalaciones de seguridad nacional de los EE.UU. si tiene la intención o hay motivos para creer que la información podría usarse “en perjuicio de los Estados Unidos o en beneficio de cualquier nación extranjera”.

La ley también prohíbe a las personas a las que se les ha confiado legalmente información de defensa que podría dañar a los EE.UU. que la entreguen a cualquier persona no autorizada, o que la “retengan deliberadamente” y no la entreguen “al oficial autorizado para recibirla”.

Otra disposición, de alcance más amplio, tipifica como delito que cualquier persona a la que se le confíe dicha información (como los presidentes) permita que sea “retirada de su lugar de custodia adecuado”, o que se pierda, sea robada o abordada de otra manera “por negligencia grave”.

La misma disposición requiere que los funcionarios que se enteren de un incidente de este tipo “informen de inmediato a su oficial superior”, aunque no está claro quién sería el “oficial superior” de Trump en este caso.

Todavía no sabemos cuál de estas disposiciones es la que el FBI está investigando, pero algunos informes afirman que los agentes estaban buscando documentos con los niveles más altos de clasificación de secreto, o incluso documentos “relacionados con armas nucleares”.

Según la orden de allanamiento, el FBI incautó varias cajas y carpetas descritas como "documentos secretos misceláneos" y "documentos ultrasecretos de varios tipos".

Y ahora, ¿qué le podría pasar a Donald Trump?

La investigación del FBI se encuentra en sus primeras etapas y Trump ha afirmado que está siendo perseguido injustamente.

“Esta redada en la casa del presidente Trump no solo no tiene precedentes, sino que es innecesaria, y ahora están filtrando mentiras e insinuaciones para tratar de explicar el apoderamiento del gobierno contra su oponente político dominante”, dijo un portavoz.

Donald Trump durante uno de sus discursos proselitistas en Dallas, Texas. (Photo by Brandon Bell/Getty Images).
Donald Trump durante uno de sus discursos proselitistas en Dallas, Texas. (Photo by Brandon Bell/Getty Images).

El viernes, en su propia aplicación de redes sociales Truth Social, Trump declaró: “Número uno, todo fue desclasificado. Número dos, no necesitaron ‘incautar’ nada... estaba en un almacenamiento seguro, con un candado adicional puesto a petición suya”.

Si se va a juicio y lo condenan, Trump podría ser multado o encarcelado por hasta 10 años, así como perder cualquier propiedad comprada con el producto del delito.

Una condena podría impedirle volver a ocupar un cargo político, no solo por el daño a la reputación, sino porque la Decimocuarta Enmienda a la constitución de Estados Unidos prohíbe a los candidatos que “hayan participado en una insurrección o rebelión contra [Estados Unidos], o hayan brindado ayuda o consuelo a sus enemigos”.

Cuando el periodista socialista germano-estadounidense y excongresista Victor Berger fue elegido para un segundo mandato en 1918, el Congreso se negó a darle un puesto porque había sido sentenciado a 20 años de prisión en virtud de la Ley de Espionaje.

Sin embargo, con los aliados republicanos de Trump que se están reuniendo en su defensa y prometen investigar la forma en que el FBI lo ha tratado, ¿quién sabe dónde podría terminar esta odisea?

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

El FBI registró la casa de Trump en busca de documentos se seguridad nacional.