¿Por qué no se puede considerar al Covid una gripe más? Estas son las razones que dan los expertos

·5  min de lectura
La constante mutación del Covid-19 es solo uno de los motivos por los que los especialistas piensan que no debe ser tratado como una gripe
La constante mutación del Covid-19 es solo uno de los motivos por los que los especialistas piensan que no debe ser tratado como una gripe - Créditos: @Ilustración

De acuerdo al último reporte del Ministerio de Salud de la Nación, 52.745 argentinos se contagiaron de Covid durante la última semana. La cifra representa un aumento del 26% en la cantidad de infectados respecto de la semana anterior. Y a esta altura de la pandemia, donde en muchas guardias ya ni siquiera hisopan a quienes tienen síntomas, se dispara una pregunta ineludible: ¿ya podemos considerar al Covid-19 como una gripe más?

Roberto Debbag, médico infectólogo y presidente de la Sociedad Latinoamericana de Infectología Pediátrica, dijo: “Hoy no podemos entender al Covid como una gripe más porque es un virus que sigue produciendo enfermedad oculta. Es decir, entre el 10% y el 20% de los pacientes queda con Covid prolongado, que es tener sintomatología más allá de los tres meses. Además, la gripe no produce alteración neurológica o cognitiva como sí puede producir el SARS-CoV-2”.

Otra de las cuestiones, dijo Debbag, es que si bien las vacunas han bajado la mortalidad y las complicaciones de la enfermedad, la aparición de las nuevas variantes de ómicron —BA. 4 y BA. 5—, hace que estas vuelvan a crecer.

Las cinco irregularidades que detectó una auditoría interna en la campaña de vacunación para Covid

Por su parte, el médico clínico Luis Cámera estuvo de acuerdo con que al día de hoy no es posible equiparar el Covid a una gripe principalmente porque el coronavirus duplica la tasa de mortalidad de la gripe, incluso con altas tasas de vacunación y variantes menos letales.

“El Covid no es como una gripe. Hoy, con vacunación y variantes muy contagiosas, pero también menos letales, tiene una mortalidad de entre dos y tres por mil, que es el doble que la mortalidad de la gripe, así que, aún estando mucho mejor que lo que estábamos hace dos años, igualmente la enfermedad es un poco más letal que la gripe y por lo tanto no es una gripe homologable. Lo que sí podemos decir es que da la sensación de que el virus está ya en una fase endémica”, dijo Cámera.

La invisibilidad de la enfermedad

Los cambios en los requisitos para hisoparse, la confusión con otros virus respiratorios y la levedad de los cuadros provocaron lo que los especialistas llaman un “subregistro de contagios”, que implica que haya un mayor número de personas enfermas que las detectadas.

“Hay datos que demuestran que durante 2020 al número total de testeados positivos había que multiplicarlo por tres para saber la realidad. Hoy la cantidad de casos documentados debería multiplicarse por 15 o por 20. Eso es lo que se dice la invisibilidad de la enfermedad”, dijo Debbag.

El médico infectólogo Ricardo Teijeiro sostuvo: “Hay muchos más casos positivos de los que se están estudiando porque hoy solo se hisopa a los adultos mayores con síntomas, al que se acerca porque está muy sintomático o al que se interna o se le complica el cuadro”.

Para Teijeiro, esa gran contagiosidad del virus aún implica riesgo para aquellos que tienen alguna predisposición por edad, enfermedad preexistente, trastorno inmunológico o que no estén vacunados, y por eso no debería considerarse como una gripe.

A pesar del subregistro, todos los especialistas consultados por LA NACION consideraron adecuada la política de testeo actual.

“Creo que el testeo actual es el que hay que hacer. Lo que sí es necesario mantener son las normas de cuidado, sobre todo el uso de barbijo en lugares cerrados y especialmente en la población mayor de 60 años”, dijo Cámera.

¿Quinta ola?

Las 52.745 personas contagiadas de Covid-19 durante la última semana no solo representan el aumento en la cantidad de infectados respecto de la semana anterior, sino que el número también implica la superación del pico de contagios de la cuarta ola —51.778 casos reportados el 29 de mayo—. Por ese entonces, la ministra de Salud, Carla Vizzotti, había informado la llegada de la cuarta ola al país. Sin embargo, desde la cartera de Salud nacional dijeron ayer a LA NACION que por el momento no están hablando de una quinta ola.

Los especialistas insisten en la importancia de contar con esquemas de vacunación completos con refuerzos incluidos
Los especialistas insisten en la importancia de contar con esquemas de vacunación completos con refuerzos incluidos

Teijeiro coincidió con la postura oficial: “Hace ya dos o tres meses que en nuestro país tenemos estabilidad de casos, entonces no podemos decir que estamos en una nueva ola. Si uno mira al mundo sí se aparenta un crecimiento, que ahora está en meseta y empieza a descender, pero ese aumento es encabezado por los países que tuvieron poca accesibilidad a la vacuna, como los africanos”.

En cambio, Debbag sí consideró que nos encontramos en el inicio de una nueva onda pandémica. “Seguramente no sea de la gravedad de las olas anteriores, pero hay que alertar a los mayores de 60 y a las personas con riesgos que deben tener sus cuartas dosis de vacunación aplicadas”, dijo.

Por su parte, Cámera dijo que la cuarta ola en realidad nunca existió, sino que se trató de un rebrote más de los varios que existieron y van a existir.

Vamos a tener pequeños oleajes, subidas y bajadas de Covid en forma marcada. Probablemente el pico máximo de este año sea entre julio y agosto, pero sin el volumen de una ola. Llegaremos a 70.000 casos por semana y 20 fallecidos por día máximo. Esto va a ir ocurriendo hasta que todo el mundo se termine de infectar y que un porcentaje se reinfecte con las variantes nuevas”, finalizó Cámera.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.