Los conservadores alemanes recuperan impulso en carrera por la sucesión de Merkel

·3  min de lectura

Revitalizados por su amplia victoria el domingo en una elección regional que sirvió de prueba, los conservadores alemanes marcaron puntos en la batalla por la sucesión de Angela Merkel en septiembre que disputan contra los Verdes, en retroceso.

Necesitado de un éxito para asentar su legitimidad, el nuevo líder de la Unión Cristiana-Demócrata (UCD), Armin Laschet, reforzó su ambición de relevar a la canciller que culminará 16 años de mandato tras las elecciones legislativas del 26 de septiembre.

"Es un buen día para la CDU y para la democracia en Alemania" declaró Laschet en rueda de prensa

En la pequeña región de Sajonia-Anhalt, su partido obtuvo un 37,1% de los votos, según el último escrutinio todavía provisional, mejorando en siete puntos el resultado de hace cinco años y distanciándose claramente de la ultraderechista Alternativa por Alemania (AfD), su principal rival en este 'land' de la antigua Alemania Oriental comunista.

El partido antiinmigración, al que algunos sondeos hicieron creer en la victoria, recula más de tres puntos hasta el 20,8% de los votos, pero se mantiene holgadamente como segunda fuerza de la región, una de las más pobres del país.

"Un resultado fantástico" opinó el copresidente del partido Tino Chrupalla.

- Un paso hacia la cancillería -

Si la derecha "está unida, es prácticamente imposible de batir y estará en capacidad de proponer al siguiente canciller", dijo el jefe conservador de Sajonia-Anhalt Reiner Haseloff, que descartó cualquier alianza con AfD.

El resultado es una excelente sorpresa para Armin Laschet a tres meses y medio de las elecciones regionales.

Aunque "no se ha asegurado todavía llegar a la cancillería (...), se ha acercado claramente", asegura el periódico Süddeutsche Zeitung en un editorial.

El impopular jefe de la CDU, criticado incluso entre sus compañeros de partido, necesitaba un éxito electoral para consolidar la posición de los conservadores, quienes, tras haber caído por detrás de los Verdes en intención de voto a nivel nacional, vuelven a liderar en los sondeos.

El mayor partido alemán atravesó una crisis de confianza debido a la gestión gubernamental durante la tercera ola de la epidemia de coronavirus, fallida para algunos, así como por los escándalos de corrupción de sus diputados en contratos de compra de mascarillas.

La CDU también padeció una encarnizada lucha interna: la candidatura de Laschet fue cuestionada por el jefe de sus aliados bávaros del CSU, Markus Soder, considerado más apto para liderar a los conservadores.

Aunque la situación en Sajonia-Anhalt no es extrapolable a nivel nacional, Reiner Haseloff comparte numerosos puntos en común con Laschet, indica la revista Die Zeit en su web.

"Es un hombre de centro, un hombre de compromisos. Ciertamente no es alguien dotado de un gran carisma, pero que mantiene la calma en los momentos difíciles", señala el semanario.

La victoria de la derecha coincide con un traspié de los Verdes, que habían disparado sus expectativas con la nominación de la enérgica Annalena Baerbock, de 40 años, como candidata a canciller.

Pero un asunto de unas primas no declaradas, una defensa de la venta de armas a Ucrania y una petición para acelerar el encarecimiento de la gasolina enfriaron el entusiasmo de los alemanes por ellos.

"Algunos debates no han ayudado, desde luego" admitió el lunes Robert Habeck, copresidente de los Verdes, quien admitió algunos "pequeños errores" de comunicación.

El partido, tradicionalmente débil en las zonas de la antigua RDA comunista, consiguió un 5,9% de los votos en esta región, una mejora aunque inferior a la esperada por los sondeos.

Incluso podría salir del gobierno regional dado que Haseloff dispone de otras opciones como los socialdemócratas o los liberales del FDP, que vuelven al parlamento e incluso avanzan a los ecologistas con más del 6% de votos.

"Esperábamos más de estas elecciones regionales", reconoció la líder de los Verdes Annalena Baerbock, que considera haber pagado la polarización del voto entre conservadores y ultraderecha.

El mismo análisis hicieron los socialdemócratas del SPD, que sacaron un 8,4% de los votos.

El resultado debe servir de aviso a los ecologistas, estima el Süddeutsche Zeitung, "un mensaje (...) que anuncia que las próximas semanas serán duras".

ilp/smk/dbh-me/mb

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.