Sin consenso, Alberto Fernández clausuró el debate por la suspensión de las PASO

Santiago Dapelo
·3  min de lectura

La aventura que los gobernadores le presentaron al presidente Alberto Fernández para suspender las Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) duró menos de un mes. Después de chocar contra el rechazo del kirchnerismo duro y sin respaldo de la oposición, el gobierno nacional clausuró el debate.

El principal argumento para suspender las primarias, la cuestión sanitaria, quedó desarticulada con el comienzo del plan de vacunación contra el coronavirus. Así lo reconocieron cerca del Presidente. "Con la vacuna vamos a estar bien para las PASO", dijo un integrante del gabinete nacional involucrado en la cuestión.

Aborto legal: la definición en tiempo real en el Senado

Después de un primer impulso sostenido sobre la fuerza que le imprimieron los mandatarios provinciales, el jefe del Estado les dio su bendición, pero antes de liderar el proyecto les pidió que reúnan el consenso necesario para darle un rápido tratamiento legislativo.

El primero en poner freno a la iniciativa fue el presidente del bloque del Frente de Todos en la Cámara de Diputados, Máximo Kirchner. "No tenemos en agenda la suspensión de las PASO", avisó Cecilia Moreau, número dos del oficialismo en la Cámara baja. A ellos se sumó Juntos por el Cambio, que, pese a contar con el respaldo de los gobernadores radicales, como Gerardo Morales (Jujuy) y Gustavo Valdés (Corrientes), también descartó acompañar el proyecto de ley que presentó el diputado Pablo Yedlin, hombre del gobernador tucumano, Juan Manzur.

El propio Fernández, en diálogo con los acreditados de la Casa Rosada, la última semana, se desentendió del asunto. "Es un tema del Congreso, hay que preguntar allá", respondió, lacónico, ante la consulta. El guiño que les hizo a los gobernadores el 5 de diciembre en un asado en la quinta presidencial de Olivos tras firmar el Consenso Fiscal 2020 ya era cosa del pasado. Una vez más primó el equilibrio para evitar sumar tensiones internas.

Los argumentos para presentar la iniciativa fueron el costo de la realización de las primarias -unos 13.000 millones de pesos, según cálculos oficiales- en medio de la crisis económica y que los comicios se darán en pleno proceso de vacunación contra el coronavirus. Solo queda abierta una posibilidad: que se complique la situación sanitaria.

Para que no haya dudas, desde el Ministerio del Interior, a cargo de Eduardo De Pedro, siempre mantuvieron vigente el plan original. El cronograma electoral se largará formalmente el 27 de abril con el cierre del padrón provisorio. Son 180 días antes de las elecciones de octubre. El 10 de mayo vence el plazo para la convocatoria a las PASO.

Así, pese a contar con el respaldo de unos 20 gobernadores -no estaban de acuerdo Axel Kicillof (Buenos Aires) y Horacio Rodríguez Larreta (CABA), distritos que representan el 45 por ciento del padrón electoral-, el objetivo de suspender los comicios de agosto quedó desarticulado. El gobierno nacional pone así fin a una discusión interna del Frente de Todos en momentos en que la atención se focalizó sobre la pelea por el control del PJ bonaerense entre La Cámpora y algunos intendentes peronistas.

Diputados: el oficialismo rechazó un pedido para que Ginés González García informe sobre la vacuna rusa

El avance del hijo de la vicepresidenta Cristina Kirchner suma nuevos adhesiones y gestos de diálogo, como el de los intendentes Juan Zabaleta (Hurlingham) y Gustavo Menéndez (Merlo) -presidente del PJ bonaerense-, pero aún debe lidiar con el rechazo de Fernando Gray (Esteban Echeverría), actual vicepresidente partidario que se prepara para asumir la presidencia en los próximos meses. Por las dudas, Máximo Kirchner ya avisó que asumirá el cargo solo si hay consenso.