Consejos para que el maíz pozolero no quede duro

·2  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, septiembre 14 (EL UNIVERSAL).- El maíz cacahuazintle, el ingrediente estrella del pozole, es algo que no puede fallar. Varias personas han reportado que, en ocasiones, este maíz no queda tan bien como esperan. Si te quedan secos, duros, o sin nada de sabor puedes seguir estos consejos que te ayudarán a preparar el mejor pozole para estas fiestas.

Todo está en el agua

El paso principal para la correcta preparación del maíz pozolero es cuando entra al agua. Aunque parezca algo banal y puede que varios lo hagan de manera rápida e inadecuada, lo cierto es que de este paso depende todo el sabor y la jugosidad del platillo. Por supuesto, lo primero que tienes que hacer es lavarlo bien. Procurar que no queden rastros de tierra, basuritas de la bolsa o costal. Una vez bien enjuagado al menos 2 o tres veces, hay que pasarlo a una olla con agua.

Ablandar y retirar lo duro

Una vez en el agua, el maíz tiene que reposar por un tiempo, al menos unas 4 horas. Esto para que se ablande y puedas remover la parte más dura del mismo. La parte inferior de cada grano es dura como una cáscara, lo mejor es retirarlas para que no sean duras al morder y se arruine el platillo.

Ya listo ese maíz, se retira el agua donde reposó, y se vuelve a llenar la olla con agua limpia. Se enciende el fuego y cuando comience a salir el vapor se agrega el maíz de nuevo. Además, se agregan dos cucharadas de cal activa al agua; esto para que el maíz se blanquee y pueda reventar, separarse de la piel y poder consumirse mejor.

El maíz debe quedarse cocinando entre 2 horas o 2 horas y media por cada medio kilo. Una vez listo, se deja enfriar para después volverse a enjuagar para eliminar los restos de cal. Hecho esto quedará perfecto para servirse con los demás ingredientes del pozole.