Consejos de los expertos para comenzar en un nuevo empleo de manera remota

Anushree Dave

Tras estar desempleada durante un mes, Selina Gabriele se sentía emocionada por comenzar en su nuevo empleo de ingeniería de software en Amazon en junio. Sin embargo, debido a un error en su dirección postal en un formulario digital de incorporación y a una serie de correos electrónicos poco claros entre ella y su contacto en la empresa, Amazon envió la computadora de Gabriele al lugar incorrecto. Su fecha de inicio fue pospuesta una semana.

Mientras esperaba el inicio de su primer día de trabajo, también se sentía estresada por cómo dar una buena impresión a través de las llamadas de video. La empresa les ha dado a sus empleados la opción de trabajar desde casa al menos hasta octubre. “Si no pueden oírme o verme bien, se sentirán frustrados y no quiero que eso influya en la impresión que tengan de mí”, afirma Gabriele, que solo se ha reunido con su jefe en línea y que aún no ha sido presentada a sus compañeros de equipo.

Si bien el índice de desempleo en Estados Unidos sigue siendo alto, la economía de ese país sumó 2.5 millones de empleos en mayo. Algunas organizaciones, particularmente las de negocios y servicios profesionales, el gobierno Federal y las grandes empresas tecnológicas, están contratando. Esto significa que miles de personas como Gabriele tiene la posibilidad de unirse a un equipo de personas con las que nunca se han reunido y con las que no hay una posibilidad inmediata de reunirse, excepto detrás de una computadora portátil.

Esto ha generado un enorme experimento social en el que los nuevos empleados deben encontrar su camino sin obtener pistas sobre la cultura de la organización, los patrones de movimiento de la gente y una gran cantidad de detalles reveladores más sobre cómo funciona la empresa de manera cotidiana.

Entérate: México perdió 344,526 empleos en mayo como consecuencia de la pandemia de COVID-19

En los encuentros cara a cara en el trabajo, las personas desarrollan naturalmente una conciencia de los otros al detectar señales no verbales. Por ejemplo, los compañeros de trabajo que comparten la misma oficina pueden percibir el estado de ánimo, los hábitos y las actividades diarias de los demás. Finalmente, aprenden cuáles son las peculiaridades y estilos de comunicación de sus compañeros, lo que les facilita trabajar juntos y logra sus objetivos.

Sin embargo, cuando una persona comienza un trabajo en forma remota, esa presencia mutua y esa conciencia no se producen naturalmente, lo que hace que resulte más difícil comunicarse con su equipo y comprender su dinámica.

No obstante, existen estrategias que los nuevos empleados pueden utilizar no solo para conocer a sus compañeros de trabajo, sino también para comunicarse efectivamente y evitar los malos entendidos.

Para conocer a tu equipo y dejar una buena impresión, “trata de participar tanto como sea posible, aun cuando te parezca intimidante por ser el nuevo elemento”, señala la Dra. Tsedal Neely, catedrática de Liderazgo y Conducta Organizacional de la Facultad de Administración de Empresas de Harvard, que ha estudiado el trabajo remoto durante 18 años. “No te ocultes en el fondo cuando tengas que participar en reuniones grupales y conversaciones”. 

Esto significa no realizar varias tareas durante las llamadas, como terminar de enviar un correo electrónico o revisar las noticias mientras participas en una llamada de Zoom con tu equipo, en un estado al que los psicólogos denominan atención parcial continua. Con frecuencia, esta práctica te hará fracasar en la tarea que tratas de realizar, en este caso, conocer a tus colegas y lograr que ellos te conozcan, además de dejarte exhausto.

Lee más: Coronavirus en EU: ¿es la caída del desempleo el inicio de la recuperación económica postpandemia?

Neely también anima a los nuevos empleados a crear una lista de colegas con los que desean reunirse, e invitarlos a compartir un descanso virtual de 20 minutos. “Hazlo mediante una llamada de video. Míralos. Deja que te miren. Maneja tu presentación de tal forma que no seas invisible”, dice.

Hacer que las llamadas sean breves no solo respeta el tiempo de tus compañeros de trabajo, sino que también mantiene la fatiga bajo control. Trabajar continuamente para detectar señales no verbales y expresiones faciales, el tono de voz y el lenguaje corporal es muy exigente, de acuerdo con un estudio sobre la interacción entre los seres humanos y las computadoras, realizado en 2014

A pesar de estas desventajas, las llamadas en video son importantes cuando eres el nuevo elemento, debido a que permiten que tus colegas comprendan tu forma de hablar y tu personalidad, de manera que, en el futuro, puedan interpretar mejor tus mensajes escritos, señala el Dr. Arthur Markman, catedrático de psicología y mercadotecnia de la Universidad de Texas en Austin.

“Si yo digo ‘oye, ¿puedes ayudarme con esto?’, tú escuchas mi tono de voz y la forma en que lo pido. Si escribo las mismas palabras, no puedes escuchar mi tono de voz”, señala Markman. “Por ello, toda petición por escrito parece más directa que la misma petición hecha verbalmente”. 

Comprender cómo hablan los demás también puede evitar falsas suposiciones sobre un mensaje de correo electrónico o de Slack que parezca demasiado brusco. “Al principio, una de las cosas que ocurren es que te preguntas ‘¿lo estoy haciendo bien? ¿Les caigo bien a mis colegas? ¿Le caigo bien a mi jefe?’, por lo que empiezas a hacer conjeturas basadas en cosas que no tienen ningún valor real como señales”, afirma  Markman.

Te puede interesar: ¿Cómo regresar a la “normalidad” de forma segura? Expertos dan estas recomendaciones

Los chats en video también pueden hacer que los nuevos empleados se sientan cohibidos. En un estudio realizado en 2017 se encontró que la retroalimentación visual del rostro de un hablante en un chat de video puede aumentar esta sensación de intimidación y hacer que se usen menos palabras que expresen certidumbre, lo que hace que el mensaje del hablante resulte poco claro.

Por ello, es mejor ser explícitos y directos en todo momento, dice Markman, que publicó un libro el año pasado sobre cómo avanzar en tu carrera profesional, con una sección dedicada al trabajo remoto. “Puedes decir, ‘esto es lo que yo supongo, y corríjanme si me equivoco’, lo cual resulta muy útil. Y esto se aplica también en conversaciones difíciles o con gran carga emocional a través de Zoom. Es necesario comunicarse en exceso”, afirma Markman.

En comparación con las conversaciones cara a cara, la resolución de conflictos través de los chats de video en realidad puede disminuir la excitación emocional de las personas y promover una conversación más satisfactoria para resolver el conflicto, de acuerdo con un estudio realizado en 2017. Sin embargo, este estudio se realizó con personas que ya se conocían entre sí.

En situaciones en el lugar de trabajo donde no conoces a tus colegas, Neely sugiere ser redundante al comunicarse en línea.

“Debes asegurarte de que las personas comprendan y recuerden lo que quieres que comprendan y recuerden. Por ello, si tienes una llamada, aunque sea breve, con otra persona, es necesario que tengas una comunicación redundante, lo cual es distinto a tener un diálogo en persona con alguien. Da seguimiento con un rápido resumen por correo electrónico”. 

En un estudio psicológico realizado en 2009, se encontró que nuestra capacidad de recordar las conversaciones que tenemos por teléfono o en una larga video llamada no son tan memorables como las charlas personales. Dar seguimiento ayuda a la otra persona a ver y recordar mejor tu mensaje.

Aunque las charlas espontáneas al lado de la cafetera y las presentaciones a los nuevos colegas en la sala de descanso han sido reemplazadas por reuniones en línea programadas y estructuradas, comenzar a trabajar remotamente tiene ciertas ventajas que los nuevos empleados pueden aprovechar.

“La cantidad de cosas buenas que hay afuera ahora mismo es astronómica”, afirma Neely. “Así como a ti podría preocuparte ser visible y bienvenido en la empresa, de la misma forma los líderes y miembros de los equipos y de todas las organizaciones con las que he trabajado están ansiosos por darte la bienvenida”. Así que aprovecha que las personas desean hacerte sentir bienvenido, e invítalas a una charla virtual.

En beneficio más subestimado de comenzar a trabajar remotamente es que añadirás un conjunto de habilidades adicionales a tu currículo, las cuales podrían tener una gran demanda en el futuro. Ser capaz de iniciar relaciones profesionales en línea y adaptarte a las relaciones remotas, además de lograr una productividad en forma remota, serán elementos cada vez más importantes, afirma Neely.

“La virtualización del trabajo está aquí y llegó para quedarse. Por ello, no debemos ver esto como algo temporal”, afirma Neely. Señala que esta es la era de la transformación digital. “Adóptala. Aprende cómo desempeñarte extremadamente bien en lugar de considerar que esto será único y pasajero. Pon todo tu corazón en ello y trata de hacerlo lo mejor posible”.