Cinco consejos para evitar la resequedad de la piel

México, 20 Mar (Notimex).- La piel es el órgano sensorial más grande del cuerpo y se encarga de protegernos contra los rayos ultravioleta, impide el ingreso de bacterias y evita algunas infecciones, además regula la temperatura, almacena agua y grasa, entre otras funciones.

Es importante conocer que en algunas partes del cuerpo la piel es más gruesa y en otras es sumamente delicada. Por ejemplo, de acuerdo con Stanford Children's Health, la piel de las palmas de las manos y la planta de los pies es más gruesa y la piel que se encuentra alrededor de los ojos es mucho más fina. 

Por lo anterior, el cuidado de la piel es bastante importante, no sólo por las funciones que tiene, sino porque es nuestra presentación ante el mundo.

Al respecto Susana Canalizo Almeida, vicepresidenta de la Fundación Mexicana para la Dermatología, comparte los siguientes consejos.

1. Evitar baños calientes

La mejor opción es bañarse con agua templada alrededor de los 30 ºC, ya que ducharse con agua muy caliente a partir de los 38 ºC, puede resecar la dermis, que es la segunda capa de la piel y desempeña una función protectora, de acuerdo con Elena de las Heras, dermatóloga del Hospital Ramón y Cajal y miembro de la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV).

Algunos especialistas también recomiendan bañarse con agua fría en torno a los 24 ºC. Además, al subir bruscamente la temperatura del cuerpo con el agua muy caliente de la ducha, se corre el riesgo de elevar el ritmo cardiaco, y como consecuencia se pueden presentar mareo o náuseas.

2. Evitar el uso de zacates

Los zacates sintéticos, cepillos e incluso algunas esponjas, pueden ser muy abrasivas para la piel, y aunque se tiene la creencia de que eso ayudará a quitar la mugre o las células muertas de la piel, podría resultar contraproducente.

Sin embargo, las células muertas se caen solas y al realizar una exfoliación fuerte en la piel se puede dañar la epidermis, capa externa de la piel encargada de protegernos del sol, las radiaciones y de las bacterias externas.

3. Evitar exfoliaciones profundas

Algunas personas suelen realizarse exfoliaciones y mascarillas caseras, que no siempre son beneficiosas, pues algunos ingredientes con las que se suelen preparar dichas mascarillas o exfoliantes pueden provocar una reacción en la piel llamada dermatitis de contacto.

Uno de los ingredientes podría ser el ajo que tiene propiedades benéficas pero sólo en el uso de la cocina pues en la piel es fotosensibilizante, lo que quiere decir que causa lesiones en la piel con la exposición al sol.

4. Usar ropa de algodón

La ropa de algodón es más amigable con la piel, además de mantener el cuerpo a una temperatura agradable y de acuerdo con Canalizo, la ropa que está hecha con lana o productos sintéticos podrían irritar la piel, pues en algunas ocasiones provocan comezón.

5. Hidratar la piel

Es muy importante que la piel se mantenga hidratada, de no ser así factores como el frío podrían afectarla.

Lo recomendable es que al salir de la ducha se hidratar la piel. Hay distintos tipos de crema para cada tipo; lo que se debe tomar en cuenta es que entre menos colorante y perfume contenga una crema, es mejor para la piel.

En cuanto a los aceites naturales como el de coco, almendras, entre otros, son recomendables cuando están incorporados en los ingredientes de una crema humectante, pues es mejor el uso de cremas que de aceites por sí solos, indica Canalizo.

También es básico el uso de protectores solares todos los días, cada cuatro horas en las partes más expuestas al sol como cara, brazos y piernas.

 

 

NTX/AYE