Cinco consejos deliciosos y realistas para hacer que los platos de pasta sean más saludables

·3  min de lectura
 (AnnaPustynnikova/iStockphoto)
(AnnaPustynnikova/iStockphoto)

La pasta es un platillo casi perfecto, especialmente cuando está cubierta con salsa marinara y queso mozzarella, o con una cremosa salsa alfredo, por eso no es de extrañar que sea una de las comidas preferidas de tantas personas.

Si bien esta comida alta en carbohidratos no es lo único que uno debería comer todos los días, no siempre es fácil alejarse de una dieta basada en la pasta.

Por fortuna, existen algunas maneras sencillas de darle un giro saludable y delicioso a este platillo. Por lo tanto, la próxima vez que salgas a comprar ingredientes para la pasta, es posible que desees agregar algunas cosas a esa lista.

Agrega algunas verduras

Las verduras le aportan nutrientes a tu pasta. (AnnaPustynnikova/iStockphoto)
Las verduras le aportan nutrientes a tu pasta. (AnnaPustynnikova/iStockphoto)

Si bien reducir el consumo de pasta no parece ser una alternativa, una simple adición de vegetales podría marcar la diferencia. Ya sean espinacas, cebollas, pimientos, berenjenas o calabazas, las verduras con alto contenido de nutrientes, como el potasio y la vitamina A, pueden hacer que tu platillo sepa aún mejor que antes.

Cuando se trata de preparar esas verduras, Everyday Health señala que puedes cortarlas y luego saltearlas, o cocinarlas al vapor. Después de eso, simplemente mézclalos con tu pasta ya cocida.

Añade proteína

El pollo es una gran fuente de proteína. (YelenaYemchuk/iStockphoto)
El pollo es una gran fuente de proteína. (YelenaYemchuk/iStockphoto)

Al igual que con las verduras, existen muchos tipos distintos de proteínas para complementar un plato de pasta. Por ejemplo, como lo señaló Eating Well, agregar nueces a ciertas salsas para pasta, como el pesto, podría aportar algunos beneficios. De hecho, incluso entre 12 y 14 mitades de nueces pueden aportar cinco gramos adicionales de proteína a tu comida o cena.

Si bien es probable que ya sepas que las carnes como el pollo, el bistec y los huevos tienen un alto contenido de proteínas, estos no son los únicos alimentos nutritivos y aptos para la pasta que existen. Algunos otros incluyen el tofu, los frijoles y el edamame, que pueden tener un excelente sabor cuando se combinan con la salsa adecuada.

Elige una pasta integral

La pasta integral puede ser una opción saludable. (ollo/iStockphotoe)
La pasta integral puede ser una opción saludable. (ollo/iStockphotoe)

Si bien es posible que no tenga el mismo sabor que la regular, la pasta integral puede ser buena para tu salud en general. De acuerdo con WebMD, la pasta integral es rica en vitaminas y minerales, entre los cuales se incluyen el zinc, el hierro y la vitamina B.

En lo que respecta al largo plazo, los granos integrales pueden ser benéficos para tu corazón. El sitio médico señala que las personas que comen una cantidad diaria adecuada de granos integrales tienen hasta un 30 por ciento menos de riesgo de sufrir una enfermedad cardiovascular.

Además, al combinarla con una salsa, verduras y un poco de queso, lo más probable es que no notes que tu pasta es integral.

Pica algunas hierbas frescas

El perejil es un complemento tradicional para la pasta. (FotografiaBasica/iStockphoto)
El perejil es un complemento tradicional para la pasta. (FotografiaBasica/iStockphoto)

Ya sea que las cultives en tu jardín o las compres en un supermercado local, las hierbas frescas pueden añadir muchos minerales a una dieta alta en carbohidratos. En una entrevista para Better by Today en 2018, la nutricionista Sara Has explicó que una taza de perejil picado “aporta más del mil por ciento de tu valor diario de vitamina K”.

Y aunque no acompañarás tu pasta con esa cantidad de perejil, agregar algunas pizcas a tu plato podría ser un buen comienzo, además de que mejorarás su sabor.

Intenta hacer tu propia salsa

Hay muchas maneras de preparar tu propia salsa . (GMVozd/iStock)
Hay muchas maneras de preparar tu propia salsa . (GMVozd/iStock)

Aunque hacer tu propia salsa puede parecer demasiado trabajo, considerando que puedes simplemente usar una salsa enlatada, te da la oportunidad de saber qué hay exactamente en tu comida. Además, la tarea de preparar una salsa es mucho más sencilla de lo que uno podría pensar, ya que, según esta receta, solo se necesitan cinco minutos para tener lista una salsa marinara.

Como señaló Insider, el uso de tomates, ajo y hierbas puede ayudarte a obtener la vitamina K que tu cuerpo necesita. O, si deseas reducir el consumo de calorías, tu salsa personal puede contener simplemente aceite de oliva y queso parmesano.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.