El Consejo de Seguridad pide a los hutíes acceso inmediato al petrolero varado

·3  min de lectura

Naciones Unidas, 3 jun (EFE).- El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas pidió este jueves a los rebeldes hutíes de Yemen que "faciliten el acceso seguro e incondicional a expertos de la ONU" lo antes posible al petrolero Safer, varado frente a las costas del país desde 2015 y que amenaza con causar un desastre medioambiental.

"Los miembros del Consejo de Seguridad apuntaron que los hutíes señalaron la aceptación de que expertos técnicos de las Naciones Unidas se desplegaran en el petrolero el 5 de julio de 2020, y esperan que este despliegue ocurra lo antes posible", dijo el presidente de turno del órgano con más poder de la ONU, el estonio Sven Jürgenson.

En una breve intervención ante los medios en la que solo admitió una pregunta, Jürgenson insistió "en la urgente necesidad de resolver las cuestiones pendientes".

En este sentido, instó a los hutíes "a facilitar el acceso incondicional y seguro para que los expertos de la ONU lleven a cabo una evaluación integral e imparcial y una misión de reparación inicial sin más demora".

Además, responsabilizó a los rebeldes de la situación y reiteró la "extrema preocupación" de los miembros del Consejo de Seguridad por "el creciente riesgo de que el tanque de petróleo pueda romperse o explotar y causar una catástrofe medioambiental humanitaria y económica para Yemen y la región".

Las declaraciones de Jürgenson se producen un día después de que el portavoz de la ONU Stéphane Dujarric mostrara su decepción por una declaración emitida este martes por los rebeldes, en la que acusaban a Naciones Unidas de haber renunciado a realizar los trabajos de mantenimiento en el buque, que llevan negociándose durante dos años.

"La declaración es claramente decepcionante", dijo a los periodistas Dujarric, para quien el mensaje muestra que los hutíes "no están listos para ofrecer las garantías" necesarias para desplegar una misión al Safer.

Las dos partes habían llegado en noviembre pasado a un principio de acuerdo para inspeccionar la embarcación, encallada en una zona del mar Rojo bajo control hutí, y hacer unas primeras tareas de mantenimiento.

Sin embargo, según la versión de los hutíes, el plan presentado ahora por el organismo internacional "excluye la mayor parte de los trabajos de mantenimiento urgentes acordados y solo mantiene la evaluación bajo el pretexto de que el tiempo y los fondos no eran los adecuados".

La ONU, mientras, dijo que ha mantenido intensas conversaciones en los últimos días con los rebeldes para tratar de acercar posturas, pero no se ha podido llegar por ahora a un entendimiento.

Dujarric insistió en que el problema radica principalmente en que los hutíes quieren que los expertos de Naciones Unidas reparen el petrolero directamente, algo que la organización considera imposible sin antes llevar a cabo un análisis técnico.

El Safer, un petrolero construido en Japón en los años setenta y vendido al Gobierno yemení en 1987 para ser usado como buque cisterna anclado en un punto fijo a 7 kilómetros del puerto de Rass Issa en el que almacenar crudo para su exportación, ha sido calificado como una "bomba de relojería" medioambiental.

Desde que estalló la guerra civil en Yemen en 2015 permanece abandonado y se teme que, sin el mantenimiento adecuado, el petróleo podría transformarse en gas inflamable y estallar o el casco se podría romper y derramar el crudo al mar.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.