El Consejo de Seguridad de la ONU, preocupado por la situación humanitaria en Etiopía

Agencia EFE
·2  min de lectura

Naciones Unidas, 22 abr (EFE).- El Consejo de Seguridad de la ONU mostró este jueves su preocupación por la situación humanitaria en la región etíope de Tigray una semana después de que Naciones Unidas denunciara violaciones diarias de mujeres y niñas en esta zona, sumida en un conflicto armado desde noviembre.

"Los miembros del Consejo de Seguridad reconocen los esfuerzos del Gobierno de Etiopía para enviar ayuda humanitaria y mejorar el acceso a esta asistencia", sin embargo, advierten de que "a pesar de esto, continúan existiendo retos humanitarios", por lo que instan a aumentar la respuesta en la región.

En un comunicado conjunto, los quince miembros del consejo también exigen que la gente con necesidades tenga un acceso "sin restricciones" a la asistencia humanitaria y apuntan que la inseguridad en Tigray es "un impedimento para las operaciones de ayuda humanitaria", por lo que instan a que regrese la normalidad.

"Los miembros del Consejo de Seguridad expresan su profunda preocupación por las denuncias de violaciones y abusos de los derechos humanos, incluidos los informes de violencia sexual contra mujeres y niñas en la región de Tigray, y piden que se lleven a cabo investigaciones para encontrar a los responsables y llevarlos ante la justicia", agrega la nota.

En este sentido, celebraron la investigación conjunta que han comenzado la Oficina del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos (OCHA) y la Comisión Etíope de Derechos Humanos sobre las supuestas violaciones y abusos.

El pasado 14 de abril, la representante especial de Naciones Unidas para la Violencia Sexual en Conflictos, Pramila Patten, denunció ante el Consejo de Seguridad que la violencia sexual en Tigray había alcanzado "niveles de crueldad imposibles de comprender".

Patten dijo que la ONU ha documentado más de cien casos de violación desde el inicio de las hostilidades el pasado noviembre, pero aseguró que la magnitud de los abusos tardará como mínimo meses en conocerse completamente.

El conflicto en Etiopía estalló el 4 de noviembre después de que el Gobierno central atacara a las fuerzas del partido regional Frente de Liberación del Pueblo de Tigray (FLPT), en represalia por una agresión previa de fuerzas tigriñas a una base federal.

Desde entonces, decenas de miles de etíopes han huido al vecino Sudán, país fronterizo con Tigray, según datos oficiales.

(c) Agencia EFE