El Consejo de Seguridad exige a los hutíes detener su ofensiva en Yemen

Agencia EFE
·2  min de lectura

Naciones Unidas, 18 mar (EFE).- El Consejo de Seguridad de la ONU exigió este jueves a los rebeldes hutíes de Yemen que detengan inmediatamente su ofensiva sobre la provincia de Marib, el último bastión del Gobierno reconocido internacionalmente en el norte del país.

En una declaración adoptada por unanimidad, el Consejo de Seguridad condenó la escalada de las hostilidades y advirtió de que esta pone en peligro a un millón de desplazados internos que se encuentran en esa zona, al tiempo que condenó los recientes ataques contra Arabia Saudí lanzados por los hutíes.

Además, los combates suponen una amenaza a los intentos para poner fin a la guerra en Yemen "cuando la comunidad internacional está cada vez más unida para acabar con el conflicto", señala el texto.

Así, los quince miembros del Consejo llamaron a todas las partes a trabajar con el enviado especial de la ONU, Martin Griffiths, para negociar un alto el fuego en todo el país y un arreglo político a la guerra que afecta a la nación desde finales de 2014.

El Consejo de Seguridad expresó también su alarma por la situación humanitaria que viven los yemeníes y recalcó la importancia de que se facilite el suministro de ayuda y de combustible a través del puerto de Al Hudeida, un punto estratégico controlado por los rebeldes.

El mensaje del máximo órgano de decisión de la ONU llegó después de que los Estados miembros abordasen el martes la situación en Yemen con Griffiths, quien aseguró que el país sufre un "deterioro dramático" en su guerra.

Las fuerzas hutíes lanzaron en febrero su ofensiva contra la estratégica y rica en petróleo provincia de Marib, que ha provocado un gran número de bajas en ambos bandos.

Esta intensificación de las hostilidades en Marib coincidió con un incremento de los ataques con aviones no tripulados cargados de explosivos contra el vecino Arabia Saudí y se produce después de que el Gobierno del presidente estadounidense, Joe Biden, retirara el apoyo de Washington a la coalición de países árabes.

La guerra en Yemen estalló a finales de 2014, cuando los hutíes, movimiento chií apoyado por Irán, conquistaron amplias zonas del oeste y el norte del país, incluida su capital, y se agravó en 2015 con la intervención de la coalición de países árabes capitaneada por Riad.

(c) Agencia EFE