El consejo del hispano encargado de custodiar el Pentágono

David Mantilla creció con lo indispensable para vivir. Dejó su patria con la única convicción de alcanzar el sueño americano, y fue estudiando y trabajando arduamente como consiguió su objetivo.