Libia abrirá el registro de candidaturas electorales en medio de la polémica

·4  min de lectura

Trípoli, 7 nov (EFE).- La Comisión Suprema Electoral para Libia abrirá este lunes el plazo para la presentación de candidaturas a las elecciones presidenciales y parlamentarias previstas para el próximo 24 de diciembre y el inicio del proceso de distribución de tarjetas de votantes, anunció hoy su presidente. Imad al Sayeh,

En declaraciones a la prensa, el responsable explicó que el plazo para los comicios presidenciales se cerrará el 22 de noviembre, mientras que para la parlamentarias se extenderá hasta el 7 de diciembre.

Además, "se distribuirán más de 2 millones de tarjetas electorales en un total de 1.906 centros de votación al tiempo que intensificaremos el esfuerzo para que la consulta sea libre y justa. Estamos en comunicación con el Ministerio del Interior para velar por la seguridad logística de las elecciones y la sede de la comisión", señaló.

Al Sayah reveló, asimismo, que se formado un grupo de trabajo de 26 coordinadores de seguridad, que coorfinarán la vigilencia de las 25 sedes comisionadas y la sede principal y destacó que estas serán las primeras elecciones presidenciales en Libia desde su independencia.

"Nos ceñiremos a los procedimientos establecidos para este objetivo y nos regiremos por el reglamento que se publicará en el sitio web de la comisión, y que cada candidato puede consultar, Se deben acatar sus textos y artículos para conocer las requisitos y los documentos necesarios para que la candidatura pueda ser aceptada", dijo sin aclarar a cual de las dos leyes electorales en conflicto se ajusta.

"Habrá una sincronización entre las elecciones parlamentarias y las presidenciales. Aunque existen diferencias en los requisitos, así como en los plazos", advirtió.

SUSPENSIÓN DE LA MINISTRA

La apertura del registro de candidaturas coincide con una nuevo conflicto entre los distintos órganos de poder rivales en Libia, en esta ocasión se centró en la ministra de Asuntos Exteriores del Gobierno nacional de Unidad (GNU) transitorio, Najla al Mangoush, suspendida anoche de sus funciones por el Consejo Presidencial y defendida hoy por el Ejecutivo, que le ha instado a seguir con sus funciones.

El Consejo decidió, asimismo, abrir una investigación sobre presuntas "infracciones administrativas" supuestamente cometidas por Mangoush, considerada el nexo de unión entre el gobierno y parte de la comunidad internacional, que desde hace meses presiona para que los comicios no se pospongan y se celebren en la fecha fijada por la ONU.

La comisión estará encabeza por el vicepresidente del citado Consejo, Abdulah al-Lafi, y tiene previsto ofrecer sus resultados en un plazo de 14 días, plazo que evitaría que la ministra pudiera asistir a la reunión de país, que liderará el presidente francés, Enmanuel Macron, y a la que ha confirmado su asistencia la vicepresidenta estadounidense, Kamala Harris.

Libia es un estado fallido, víctima del caos y la guerra civil, desde que en 2011 la OTAN contribuyera a la victoria de los distintos grupos rebeldes sobre la dictadura de Muamar al Gadafi.

En marzo pasado, y tras siete años de guerra civil, el Foro para el Diálogo Político en Libia (FDPL), un organismo no electo creado por la ONU "ad hoc", eligió un nuevo Consejo Presidencial y un nuevo gobierno transitorio como parte de un plan de estabilización que debía concluir con la celebración a finales de este mismo año de elecciones presidenciales y legislativas.

POSPONER LOS COMICIOS

Sin embargo, en septiembre, las diversas partes enfrentadas empezaron a considerar un aplazamiento electoral ante la multiplicación de los obstáculos legales y logísticos, y en particular por la falta de tiempo y la ausencia, hasta día de hoy, de una ley electoral que regule la consulta.

A principios de octubre, el Parlamento establecido en la ciudad de Tobruk, bajo tutela de Jalifa Haftar, aprobó un marco legal que remitió a la misión especial de la ONU en Libia (UNSMIL).

Días después, le ley fue denunciada por el Consejo de Estado (Senado), con sede en Trípoli, que presentó su propio proyecto de ley.

POLÉMICA EN TORNO A LOS CANDIDATOS

En el fondo de la disputa, el punto que permite a cualquiera que haya ostentado un cargo político o militar a concurrir como aspirante siempre que haya renunciado a su posición con tres meses de antelación, requisito que facilita la posible entrada en la carrera electoral de Haftar.

Pero también del primer ministro interino, Abdulhamid Debaibah, candidato del oeste, e incluso de Saif el Islam, uno de los hijos y heredero de Al Gadafi. el presidente del parlamento Aguila Saleh; el exministro del Interior, Fathi Bashagha y el diplomático Ibrahim al Dabbashi, antiguo embajador libio en la ONU durante el régimen de Gadafi.

Esta semana, el líder del Consejo de Estado, Jaled al Mishri, dejó entrever que estallaría una nueva guerra si Hafter gana los comicios.

Mohamad abdel Kader

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.