Las consecuencias de Roe darán a los activistas del aborto fuerza para contraatacar | Opinión

·4  min de lectura

Lo llamaron “resistencia masiva”.

Algunos recordarán que así fue como Virginia bautizó su campaña de desafío al caso Brown vs. Junta de Educación, la sentencia de la Corte Suprema de 1954 que prohibía la segregación escolar. La cruzada de Virginia formaba parte de una campaña de los conservadores de todo el Sur para contrarrestar el efecto de esa decisión.

Se trata de una historia nociva que, paradójicamente, puede suponer una semilla de esperanza para los activistas de los derechos reproductivos tras la sentencia de la Corte Suprema que anuló el caso Roe vs. Wade. Nos recuerda que, aunque el tribunal máximo se considera el árbitro final de las disputas nacionales, ha habido ocasiones en las que ha sido todo lo contrario.

El caso Brown vs. Junta es el ejemplo más obvio, aunque notorio. Por medios tanto sutiles como manifiestos, los votantes y legisladores conservadores se han pasado casi 70 años desafiando esa decisión, con el resultado de que, según un informe de 2020 del Proyecto de Derechos Civiles de la UCLA, “la segregación escolar es ahora más grave que a finales de la década de 1960”.

En un sentido similar, hemos descubierto, en las semanas transcurridas desde que la Corte Suprema anuló Roe, que desestabilizó más de lo que resolvió. Consideremos la noticia de la semana pasada de que una niña de 10 años víctima de una violación su nombre no fue revelado— tuvo que huir a través de las fronteras estatales de Ohio a Indiana para interrumpir su embarazo. Esto, porque la ley de su estado de origen no permitía el procedimiento. Muchos legisladores conservadores, cada vez más indistinguibles de los puritanos del siglo XVII y de los ayatolás iraníes en sus preceptos morales, consideran “provida” obligar a una niña de 10 años a dar a luz.

Y, sin embargo, cuando se conoció la noticia, la derecha radical (prácticamente la única derecha que existe en este país en estos momentos) parecía no estar preparada para responder, y mucho menos para explicarse o defenderse. Obligados a afrontar las consecuencias de su fanatismo por la línea dura, muchos recurrieron a la negación y a la desviación.

La gobernadora de Dakota del Sur, Kristi Noem, dijo: “Parece que la historia era falsa para empezar”.

Tucker Carlson, de Fox “News”, dijo: “Los políticos están mintiendo sobre esto”.

El procurador general de Ohio, Dave Yost, y el representante estatal Brian Stewart sugirieron que la historia era un engaño. El congresista de Ohio Jim Jordan tuiteó que era “otra mentira”.

Cuando esa “mentira” condujo a la detención del presunto violador, Jordan borró su tuit y luego afirmó en la CNN que nunca dudó de la historia. Mientras tanto, la doctora que llevó a cabo el procedimiento informa que algunos de los “provida” están amenazando con matarla.

Una vez más, el tribunal máximo no parece haber resuelto el asunto, sino que lo abrió de par en par.

Y uno se pregunta: Si los segregacionistas de los años 50 lograron anular una sentencia judicial, aunque no tenían de su parte ni la moral ni la lógica, y ni siquiera la opinión nacional, ¿qué pueden hacer los activistas de los derechos reproductivos, dado que tienen las tres cosas?

Además, tienen el poder visceral de las nuevas narrativas que se están desarrollando en tiempo real.

No se trata solo de una niña de 10 años que huye a través de las fronteras estatales para abortar como una nueva versión perversa del “Ferrocarril Subterráneo”. Es el hecho de que algunos legisladores estén considerando leyes para criminalizar esos vuelos, para restringir el derecho de las mujeres a viajar.

Es el hecho de que una mujer australiana haya dicho que, al pasar por Estados Unidos de camino a Canadá, fue detenida recientemente, se le tomaron las huellas dactilares y se le interrogó sobre si estaba embarazada o había abortado. Es el hecho de que una mujer de Texas dijera hace unos días a la CNN que se vio obligada a llevar a término un feto muerto poniendo en peligro tanto su salud como su futura capacidad de tener hijos— porque ningún médico quiso practicar un aborto.

Por decirlo de una manera, no es probable que estas historias aumenten el apoyo público a la extralimitación judicial de la Corte Suprema. Y veremos muchas más antes de que esto termine. Esto es solo el principio.

Estas historias serán el combustible para las estructuras de desafío y desobediencia civil que incluso ahora están tomando forma en todo el país. Un médico habla incluso de atracar un “barco para los procedimientos de aborto” en aguas federales del Golfo de México. Así que uno sospecha que la derecha puede aprender pronto la verdad de ese axioma sobre tener cuidado con lo que deseas.

La “resistencia masiva” va en ambos sentidos.

Leonard Pitts Jr. es un galardonado columnista del Miami Herald.

Pitts
Pitts
Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.