Conoce los riesgos de comer carne roja

CIUDAD DE MÉXICO, febrero 6 (EL UNIVERSAL).- Para que nuestro cuerpo funcione de la manera correcta, es importante llevar una buena alimentación. Esta se logra con una dieta balanceada, que incluya todos los nutrientes que necesitamos como grasas buenas, carbohidratos, proteínas así como verduras y frutas.

Dentro de las proteínas de origen animal encontramos la carne de pollo, el pescado y la carne roja, de las cuáles se han hecho varias investigaciones para determinar los beneficios o el daño que le pueden causar al cuerpo.

La carne roja ya ha sido relacionada anteriormente con enfermedades cardiovasculares y se ha vuelto un tema de controversia entre los expertos; por un lado, algunos aseguran que es bueno consumirla con frecuencia, y otro tanto, que es necesario disminuir su ingesta.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, las enfermedades cardiovasculares son trastornos del corazón y de los vasos sanguíneos; y las consecuencias en el cuerpo pueden ser ataques cardíacos, hipertensión o un aumento en la presión, insuficiencia cardíaca y hasta infartos al miocardio.

La OMS también menciona que las enfermedades cardiovasculares son la causa principal de muerte en todo el mundo. Se calcula que para el 2030 casi 23 millones de personas mueran por consecuencia de alguna de estas enfermedades.

Para analizar más sobre si el consumo de carne roja afecta al corazón, recientemente se dio a conocer un estudio en el que se analizó la dieta de 29 mil personas estadounidenses durante 30 años para determinar si comer carne roja podría aumentar la probabilidad de enfermedades cardiovasculares.

La investigación fue publicada a principios de febrero del 2020 en "Journal of the American Medical Association" (JAMA). En el estudio fue necesario separar a todas las personas que participaron en la investigación en seis grupos. Dependiendo del grupo en que estuvieran, las personas debían consumir carne roja procesada como los embutidos, carne roja sin procesar, pollo y pescado.

De acuerdo con los resultados, las personas que consumen más carne roja y carne roja procesada, tienen un pequeño, pero mayor riesgo de padecer alguna enfermedad cardiovascular. La comparación se realizó en función a dos porciones semanales contra la nula ingesta de carne roja.

Se determinó que el riesgo de tener una enfermedad cardiovascular podría aumentar entre 3 y 7 por ciento. También demostró que aunque hay un riesgo de tener algún padecimiento que afecte al corazón, no se sabe si podría provocar muerte prematura, ya que esto también se asocia con el estilo de vida que lleve la persona, nivel de actividad física, entre otros.

La evidencia reveló una asociación significativa entre la ingesta de carne procesada y un rango de enfermedad cardiovascular; sin embargo, la asociación con la ingesta de carne roja sin procesar tuvo variaciones en los resultados relacionados con la salud.

Por otra parte, las personas que tenían una dieta rica en pescado no tuvieron un incremento en el riesgo de alguna condición que afecte su salud cardíaca.

Aunque la carne roja tiene beneficios que el pollo y el pescado no aportan, lo ideal es moderar su consumo y aumentar en tu dieta las frutas y verduras. Recuerda que antes de hacer cualquier cambio a tu alimentación primero debes consultar con un experto.