Conoce cómo quitarle lo picoso a los chiles

·3  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, abril 13 (EL UNIVERSAL).- La gastronomía mexicana es una de las más ricas que además incluye una amplia preparación de platillos entre cuyos ingredientes comúnmente se encuentra el chile.

De acuerdo con información del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), el chile en México es un símbolo de identidad, es el sabor que une a la familia, y es el cultivo que prevalece en las tierras del país. La palabra chile proviene del vocablo nahua "chilli".

El chile más consumido en el país es el jalapeño, también conocido como cuaresmeño cuando aún está verde, y chipotle cuando está seco. El 60% de la producción nacional de jalapeño se utiliza en la industria de encurtidos; 20% se come fresco y el resto se destina a la elaboración de chipotles, según el ingeniero químico Jaime Ortega Zaldivar del INAH.

Asimismo, el ingeniero destaca en información del INAH disponible en internet que el chile más picoso en México es el habanero, el cual se cultiva principalmente en Yucatán, Baja California Sur, San Luis Potosí, Chiapas, Sonora, Tabasco y Veracruz. El chile que le sigue de picoso es el chipilín, también conocido como piquín, y su producción es en Sonora y Sinaloa.

La sustancia encargada de darle el picor a los chiles es la capsaicina, según un artículo de la Universidad de Ingeniería y Tecnología de Perú. Dicha sustancia se encuentra en las semillas y en la cubierta de los chiles.

Sin embargo, no todos los mexicanos son fanáticos de las comidas picosas, y a veces prefieren disfrutar de sus alimentos sin tanto picante, por lo que en "Menú" de EL UNIVERSAL te decimos cómo quitarle lo picoso a los chiles, para que puedas incluir este ingrediente en tus próximas comidas sin que nadie se quede sin probarlas.

Formas de quitar lo picoso a los chiles

Debes tomar en cuenta que al momento de realizar los siguientes procesos es recomendable usar guantes para que las manos no se enchilen al estar en contacto con las semillas de los chiles.

Con azúcar y vinagre

Debes lavar y desvenar los chiles, puedes ayudarte con una cuchara para quitar todas las semillas y venas del chile.

Agrega en un recipiente con agua dos cucharadas de azúcar, disuélvelas y añade media taza de vinagre blanco. Por último pon a remojar los chiles en la mezcla durante una hora.

Con sal

Corta los chiles por la mitad. Colócalos en un recipiente y agrégales agua hasta que los cubra totalmente. Añade dos y media cucharadas de sal, y conserva por 20 minutos para que los chiles pierdan lo picoso.

Con leche y azúcar

Retira las semillas y venas de los chiles, luego en un contenedor agrega leche y dos cucharaditas de azúcar. Revuelve e incorpora los chiles y déjalos remojando por aproximadamente una hora.

Con sal, vinagre y azúcar

Desvena los chiles y colócalos en una olla con medio litro de agua, dos cucharadas de vinagre y un poco de sal. Ponlos a hervir hasta que queden opacos.

Mientras, en otro recipiente disuelve dos cucharadas de azúcar en un litro de agua fría. Después incorpora los chiles hervidos a esta mezcla, y reserva por 15 minutos.

Con estas técnicas quitarás lo picoso a los chiles y podrás preparar cualquier platillo sin que nadie deba padecer una gran enchilada.