Conoce de qué está hecho el bicarbonato de sodio

·2  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, marzo 23 (EL UNIVERSAL).- En ocasiones anteriores hemos hablado de los usos que podemos darle al bicarbonato de sodio en la preparación de alimentos; sin embargo, en esta ocasión queremos precisar de qué está hecha esta sustancia tan útil.

La gente ha utilizado bicarbonato de sodio por miles de años: Los antiguos egipcios usaban depósitos naturales de los minerales para limpiar sus dientes y elaborar pinturas para escribir.

Y a partir de 1830, los reposteros de Nueva York comenzaron a añadir bicarbonato de sodio y leche cortada a la masa para hacer pan.

La Administración de Alimentos y Medicamentos de EU (FDA) establece que el bicarbonato de sodio es GRAS (Generalmente Reconocido como Seguro) como un aditivo para alimentos, por lo que lo usamos en la preparación de diversos platillos, salsas y postres.

¿Cómo está compuesto el bicarbonato de sodio?

Hablando de su composición, de acuerdo con ChemicalSafetyFacts, sitio web especializado en temas de salud y componentes químicos, el bicarbonato de sodio se obtiene al combinar moléculas de carbono, sodio, hidrógeno y oxígeno. Esta mezcla, también conocida como bicarbonato sódico, es en realidad un tipo de sal.

Se define como un compuesto blanco sólido cristalino que se obtiene de un mineral presente en la naturaleza llamado natrón, el cual contiene grandes cantidades de bicarbonato sódico.

El bicarbonato (NaHCO3) así, tiene distintas formas de ser nombrado: carbonato acido de sodio, hidrógeno carbonato de sodio, bicarbonato de soda o sal de vichy, entre otras.

Por su composición, el bicarbonato de sodio puede dar al puré de papas una textura más suave, y si se trata de cocer verduras, éstas conservar mejor su color durante la cocción si en el agua se pone una cucharadita de carbonato.

Otros usos del bicarbonato de sodio

Los reposteros añaden una pizca de bicarbonato de sodio a la mezcla de harina, azúcar, huevos, manteca y otros ingredientes cuando cocinan tortas, galletas y demás preparaciones horneadas. La reacción química resultante ayuda a que la masa se expanda o se leve dentro de un horno caliente.

De igual forma, el bicarbonato de sodio puede ser un gran aliado en la limpieza de la cocina, ya que es un ingrediente común en productos de limpieza como detergentes y desengrasantes.

Para eliminar la suciedad en los hornos, el bicarbonato de sodio es un gran aliado si se mezcla con vinagre, una solución extremadamente eficiente para remover residuos quemados o grasa, incluso funciona para destapar cañerías.

Finalmente, cumple una función muy importante en ciertas cosechas de alimentos, pues combinado con otros elementos permite que no se creen o esparzan hongos, bacterias o algún tipo de malesa en frutos y cítricos, asegura la Revista Iberoamericana de Tecnología Postcosecha de México.