Conoce a 20 heroínas que revolucionan el activismo alimentario

La organización Food Tank reconoció el trabajo de las mujeres para mejorar el mundo

Nueva Orleans, 5 Mar (Notimex).- Las mujeres de todo el mundo juegan un papel importante en los sistemas alimentarios: en el cultivo de jardines para comedores escolares en Costa de Marfil, produciendo más de la mitad del suministro de alimentos para las zonas rurales de América del Sur, estableciendo bancos de semillas en la India, y desarrollando tecnologías agrícolas en Silicon Valley, afirmó la organización social Food Tank.

Las mujeres representan el 43 por ciento del sector agrícola, y en algunos países hasta el 70 por ciento de los agricultores. En los Estados Unidos, el porcentaje de granjas dirigidas por mujeres pasó de 13 por ciento en 2012 a casi 30 por ciento en 2017, de acuerdo con un informe producido por Gaby Lozano.

Sin embargo, las mujeres a menudo enfrentan barreras como el acoso sexual, salarios más bajos y cambios en el medio ambiente que amenazan su bienestar personal y económico, además de que la falta de propiedad de la tierra puede retrasar cualquier avance hacia el establecimiento de la igualdad de derechos para las mujeres en la industria agrícola.

Como ejemplo, las mujeres poseen menos del 20 por ciento de la tierra, y en más de 90 países, carecen de los mismos derechos a la tierra; en los países en desarrollo, la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO por sus siglas en inglés) estima que solo el 10 por ciento de las mujeres poseen tierras.

Danielle Nierenberg, presidente de Food Tank, señala que afortunadamente, hay miles de organizaciones e individuos que trabajan para mejorar la igualdad en el sistema alimentario, por lo que con motivo del “Día Internacional de la Mujer”, el 8 de marzo, Food Tank decidió honrar a 20 mujeres que trabajan para romper esas barreras al liderar organizaciones, proyectos y movimientos de justicia alimentaria.

Ali Berlow borda los factores que desafían el sistema alimentario a través de la literatura y la organización. De acuerdo con The Food Activist Handbook,  ofrece sugerencias para mejorar las economías locales y los sistemas alimentarios de la comunidad, como iniciativas de compostaje. También escribió The Mobile Poultry Slaughterhouse, cuyo objetivo es crear un modelo basado en la comunidad para máquinas de sacrificio de aves de corral. Fundó Island Grown Initiative, una organización sin fines de lucro que busca ayudar a los pequeños agricultores en Martha’s Vineyard, y la revista Edible Vineyard. Berlow estudia Leyes y Políticas de Alimentos y Agricultura en Vermont Law School.

Garagiola-Bernier, recién graduada de la Universidad Hamline en Saint Paul, Minnesota, trabajó para mejorar la inseguridad alimentaria de los estudiantes universitarios en su escuela, donde cofundó Feed Your Brain, una coalición que busca ayudar a los estudiantes que enfrentan inseguridad alimentaria. Durante el tiempo que estuvo en Hamline, el programa proporcionó 680 kilogramos de comida a 200 estudiantes cada mes. Garagiola-Bernier recibió la Newman Civic Fellowship, obtuvo una beca de la Fundación Jack Kent Cooke y escribió para medios como Community College Daily, Fox News y el Washington Post sobre inseguridad alimentaria.

Jyoti Fernandes es parte de Landworkers ’Alliance, un sindicato de base para agricultores y trabajadores con base en el Reino Unido, que promueve la dignidad y los salarios dignos para los trabajadores agrícolas y el acceso a alimentos saludables y asequibles para las comunidades. Actualmente, trabaja en una investigación para comprender cómo cambiar los subsidios agrícolas en una situación posterior al Brexit para promover sistemas alimentarios localizados, agroecología y soberanía alimentaria.

Tanya Fields, como fundadora y directora de The Black Feminist Project, es activista y educadora de la justicia alimentaria; comenzó la Libertad Urban Farm, un jardín urbano orgánico en el Bronx, como un esfuerzo para abordar la falta de alimentos nutritivos y educación alimentaria accesible para las personas de bajos ingresos, específicamente las mujeres de color. Además, trabaja en estrecha colaboración con The Hunts Point Farm Share, conectando a los residentes de la ciudad con productos locales de alta calidad a través de la agricultura apoyada por la comunidad.

Lara Gilmore, junto con su esposo, el chef Massimo Bottura, lanzó Food for Soul, una organización sin fines de lucro que intenta redefinir el comedor tradicional y crear conciencia sobre el hambre y el desperdicio de alimentos. Gilmore pretende lograrlo mediante la construcción de Refettorios, centros comunitarios que alimentan a las familias con comidas nutricionales y brindan un espacio para la inclusión. Según Food for Soul, el programa impacta a más de 80 mil personas en el mundo.

Rosalinda Guillén es directora de Desarrollo de Comunidad a Comunidad (C2P) para apoyar la reforma de justicia e inmigración de alimentos y agricultura en el noroeste de los Estados Unidos. Guillén trabajó inicialmente con César Chávez y representó a los agricultores a nivel local y estatal como Vicepresidenta Nacional de United Farm Workers of America. Guillén aspira a “fortalecer las alianzas transfronterizas” que apoyan los derechos de derechos de los trabajadores e inmigrantes en la agricultura.

Marie Haga es vicepresidenta asociada del Departamento de Relaciones Externas y Gobernabilidad del Fondo Internacional para el Desarrollo Agrícola (FIDA) y anteriormente dirigió Crop Trust, una organización sin fines de lucro que se esfuerza por promover la diversidad y sostenibilidad de los cultivos. Ha sido Viceministra de Asuntos Exteriores y directora de Energía Renovable en la Federación de Industrias Noruegas, y ocupó tres cargos ministeriales, incluido el Ministerio de Petróleo y Energía. Haga es líder en activismo para proteger el planeta y el sistema alimentario, particularmente por su defensa en la protección de la biodiversidad del mundo y el apoyo a los pequeños agricultores.

Navina Khanna es directora fundadora de la Alianza de Salud, Medio Ambiente, Agricultura y Trabajo, coalición sin fines de lucro de organizaciones alimentarias y agrícolas multirraciales y multisectoriales, que trabaja para mejorar los sistemas alimentarios en varias comunidades en los Estados Unidos. Khanna forma parte del consejo de Urban Tilth, asiste al Real Food Media Project y se organiza con el movimiento #Asians4BlackLives. En 2014, Khanna ganó el Premio de Liderazgo James Beard.

Frances Moore Lappé es escritora, líder y oradora, centrándose en la democracia y la política alimentaria. Fundó el Instituto de Política Alimentaria y de Desarrollo, o Food First, cuyo objetivo es eliminar el hambre y promover la soberanía alimentaria a través de la educación y los movimientos sociales. Lappé también comenzó el Small Planet Institute, una organización sin fines de lucro que busca establecer una democracia viva. Lappé ha escrito 18 libros, incluyendo Dieta para un pequeño planeta, que explora los caminos hacia dietas sostenibles y saludables.

Toni Tipton-Martin, con sede en Baltimore, Maryland, trabaja en una serie de esfuerzos para promover la justicia alimentaria. Presidió la Junta de Directores de la Alianza Southern Foodways y fue el primer editor de alimentos afroamericano en el Cleveland Plain Dealer. Además, fundó Sande, una organización sin fines de lucro que trabaja con niños para combatir la obesidad infantil, mientras apoya la cocina afroamericana. Los proyectos actuales de Martin son Jubilee y The Jemima Code: Two Centuries of African American Cookbook, dos libros que intentan rastrear las actitudes actuales en torno a la cocina afroamericana.

Elizabeth Mpofu, de Masvingo, Zimbabwe, es la coordinadora general de La Via Campesina, coalición de 182 organizaciones de 81 países que promueve los derechos de los campesinos y une a los trabajadores agrícolas del mundo para establecer un sistema alimentario más justo y sostenible. Participa en el Foro de Agricultores Orgánicos de Pequeños Productores de Zimbabwe, es directiva de la Alianza para la Soberanía Alimentaria en África y es embajadora Especial de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura en África. Maneja una pequeña granja en Zimbabwe y habla sobre políticas agrícolas en múltiples organizaciones.

Maureen Muketha es una nutricionista keniata y fundadora de Tule Vyema, una organización comunitaria que se enfoca en erradicar la desnutrición y maximizar la accesibilidad a los alimentos en Kenia. Enseña a las mujeres sobre alimentos nutritivos, a través del cultivo de sacos y el consumo de suficientes nutrientes de los alimentos locales. Además, permite a las mujeres desempleadas vender sus excedentes de alimentos, lo que aumentó los ingresos mensuales de algunas familias. El trabajo de la organización aumentó los índices de masa corporal, redujo la tasa de anemia durante la menstruación y desparasitó a mil 200 niños.

Esther Ngumbi es profesora asistente de entomología; fundó Oyeska Greens, una empresa agrícola en Kenia, que ayuda a las mujeres a obtener acceso a tecnología y capacitación para la sostenibilidad alimentaria, especialmente en medio del cambio climático. Oyeska Greens ayudó a 31 agricultores mediante la construcción de invernaderos que producen pimientos verdes y tomates. Además, Ngumbi aboga a nivel local por programas gubernamentales asequibles que enseñen a las mujeres a cultivar.

Jamila Norman, con sede en Atlanta, Georgia, es una granjera urbana y activista alimentaria de renombre mundial. En 2010, fundó Patchwork City Farms, una granja urbana orgánica certificada cultivada naturalmente donde cultiva y brinda a la comunidad local alimentos inocuos y nutritivos. Es cofundador de EAT Where You Are, una iniciativa que busca difundir la importancia de incluir alimentos frescos en las dietas. Es gerente y fundadora de South West Atlanta Growers Cooperative, que apoya a los agricultores negros de Atlanta en la creación de un sistema alimentario equitativo que abarque la sostenibilidad ambiental y la responsabilidad cultural.

Leah Penniman es educadora, campesina, autora y activista de justicia alimentaria, que cofundó Soul Fire Farm en 2011 y se centra en acabar con el racismo en el sistema alimentario. Como codirectora de Soul Fire Farm, lidera programas de soberanía alimentaria como la capacitación de agricultores para personas de color, un programa subsidiado de distribución de alimentos agrícolas para personas que viven bajo el apartheid alimentario y la organización nacional e internacional hacia la equidad en el sistema alimentario. Penniman lanzó recientemente Farming While Black, un libro que proporciona a las personas con herencia africana una guía para la agricultura a pequeña escala.

Bettina Elias Siegel aboga por mejorar el almuerzo escolar y la salud de los niños en su blog The Lunch Tray. Logró, a través de peticiones, que el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos cambiara su política sobre carne molida en las escuelas y eliminara el pollo procesado de China de las comidas escolares. Recientemente publicó Kid Food, que examina la influencia de la alimentación poco saludable, en un movimiento que intenta educar a los niños sobre cómo tomar decisiones saludables.

Haile Thomas fundó a los 12 años HAPPY (Healthy Active Positive Purposeful Youth), una organización sin fines de lucro que trabaja con niños en comunidades marginadas mediante la implementación de programas que previenen problemas de salud y capacitan a las personas para que tomen decisiones de estilo de vida saludables. Enseña nutrición basada en plantas y educación culinaria. El próximo libro de Thomas, Living Lively, ofrece recetas veganas, sin lácteos, sin gluten y sin huevo para difundir el mensaje de HAPPY de usar los alimentos para promover la salud y el bienestar.

Shantel Walker es una trabajadora de comida rápida en Papa John's, que se esfuerza por capacitar a los trabajadores de comida rápida a través de movimientos de justicia social que tienen como objetivo establecer condiciones de trabajo éticas para los empleados de bajos salarios. Como organizadora de Fight for 15, Walker luchó para aumentar el salario mínimo a 15 dólares, además de contribuir al establecimiento de las Leyes de la Semana del Trabajo Justo, que entraron en vigencia en noviembre de 2017, políticas que intentan evitar prácticas abusivas de programación y permiten a los empleados la opción de donar sus cheques de pago a una organización benéfica.

Karen Washington es una granjera y activista comunitaria que quiere construir una narrativa agrícola diferente, que incluya todas las razas, géneros y sexualidades. Creó Rise and Root Farm para que sea un lugar de curación para comunidades diversas y marginadas, particularmente importante hoy en día, ya que los granjeros negros trabajan para llamar la atención no solo sobre sus propias contribuciones al sistema alimentario moderno y el desarrollo de cadenas alimentarias mundiales, sino también sobre el impacto del comercio de esclavos en el país.

Geum-Soon Yoon, como presidenta y Fundadora de la Asociación de Mujeres Agricultoras de Corea, pretende empoderar a las mujeres campesinas y pobres en Corea del Sur. Yoon aboga por mejorar las políticas internacionales que afectan el medio ambiente y los derechos de los agricultores. Anteriormente, Yoon comenzó una guardería para niños de agricultores en Choong-ju y Sung-ju, que se extendió a otras aldeas.

-Fin de nota-

NTX/MADA