Conmoción en Italia: la historia de Eitan, el niño de 5 años que perdió a su familia por la caída del teleférico

·3  min de lectura
La última foto de Eitan
La última foto de Eitan

ROMA.- En medio de la conmoción por una tragedia que pudo haberse evitado y que justo coincidió con las reaperturas después de meses de confinamiento por una pandemia que causó más de 125.000 muertos en el país, los italianos siguen con gran aprehensión el estado de Eitan, el chico de 5 años que resultó el único sobreviviente del desastre del funicular de Stresa-Mottarone. El niño se encuentra internado en un hospital de Turín.

De una familia israelí que vivía en Italia, Eitan perdió a sus dos padres, ambos menores de 30 años, a su hermanito de 2 y a sus dos bisabuelos. Según fuentes del hospital, Eitan, que al parecer se salvó gracias al abrazo de su padre y que está gravemente herido, está mejor y comenzaron a despertarlo. Hoy, en efecto, por primera vez abrió los ojos. En estas horas junto a él se encuentra su tía Aya, hermana del padre, cuyo cuerpo, junto al de los otros cuatro familiares, serán repatriados hoy en un vuelo a Israel, donde se celebrarán los funerales.

El lugar donde cayó el teleférico el domingo, cerca de la cima de la línea Stresa-Mottarone en la región del Piamonte, en el norte de Italia
El lugar donde cayó el teleférico el domingo, cerca de la cima de la línea Stresa-Mottarone en la región del Piamonte, en el norte de Italia


El lugar donde cayó el teleférico el domingo, cerca de la cima de la línea Stresa-Mottarone en la región del Piamonte, en el norte de Italia

La última foto de Eitan antes del accidente que destruyó a su familia y enlutó a Israel, el último momento feliz, subiendo en el cablecarril, contemplando el paisaje de montaña, con una mano sobre su corazón, como conmovido por los bosques verdes, fue publicada hoy en todos los diarios italianos. La foto fue sacada pocos minutos antes del desastre, enviada a familiares en Israel y rescatada por el diario Yediot Ahronoth.

Escándalo en Italia: el dueño sabía que el teleférico que se cayó “presentaba anomalías”

Desde el hospital de Turín donde Eitan llegó el domingo en helicóptero desde Stresa, el lugar del accidente, en condiciones gravísimas, explicaron que en verdad el chico “aún no está completamente consciente” y que, además de su tía, también está un equipo de psicológos. “Fue destubado y está recuperando la consciencia”, dijo Giovanni La Valle, director general de la Cittá della Salute, el hospital mayor de Turín. “Es una fase especialmente delicada”, agregó, al precisar que es necesario el respaldo psicológico para que entienda que quedó solo y que “es importante que haya encontrado junto a sí caras conocidas”.

La historia familiar

Los padres de Eitan, Amit Biran y Tal Peleg, habían decidido irse de Israel para dejar atrás la guerra y los misiles. Vivían en la ciudad de Pavía, cercana a Milán, donde estudiaban respectivamente Medicina y Psicología. Habían tenido a su segundo hijo, Tom, en Italia y estaban por mudarse a una casa más grande. Junto a ellos también murieron los abuelos de la mamá de Eitan, Tal, Itzhak y Barbara Cohen, que habían llegado como turistas, para visitarlos. “¿Qué puede pasar en Italia?”, habían pensado, al irse de Israel, después de darse las dos vacunas contra el coronavirus. Todos juntos habían organizado el paseo turístico al lago Maggiore y la subida en teleférico al monte Mottarone del domingo, justo en momentos en que en su madre patria se había alcanzado una frágil tregua entre Hamas y las fuerzas militares israelíes.

Fórmula 1. El equipo perfecto también puede fallar: Mercedes vivió una pequeña crisis en Mónaco

En los últimos días, la conmoción por la historia de Eitan fue tal que, al margen de mensajes, oraciones en sinagogas e iglesias, también surgió desde la comunidad judía de Turín una campaña de solidaridad, que luego se amplió a toda Italia. La suma que se recolectará a través de una plataforma de crowdfunding dedicada a la iniciativa “Ayudemos al pequeño Eitan”, se destinará al pequeño sobreviviente. La tía y los abuelos del niño, que también viven en Pavia, aceptaron esta demostración de generosidad: “No pedimos nada, pero cualquier cosa que llegará para Eitan es bienvenida”. En pocas horas, la colecta de fondos para Eitan llegó a 70.000 euros.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.