Congreso responde a amenaza de veto a medida de defensa

LISA MASCARO
·3  min de lectura
En esta fotografía del 29 de noviembre de 2020, el presidente camina en la Casa Blanca, en Washington, luego de bajarse del helicóptero Marine One. (AP Foto/Patrick Semansky)

WASHINGTON (AP) — El presidente Donald Trump esta llegando al final de su relación con el Congreso con un nuevo golpe de autoridad, luego de que amenazó con vetar un proyecto de ley de defensa sumamente popular a menos de que los legisladores tomen medidas drásticas contra las grandes compañías tecnológicas, las cuales, señaló, estuvieron sesgadas en su contra durante las elecciones.

Trump exigió que el Congreso elimine la Sección 230, una parte del código de comunicaciones que protege a Twitter, Facebook y a otras compañías de rendir cuentas por su contenido. Su queja es un grito de batalla de los conservadores, y algunos demócratas, quienes han dicho que los gigantes de las redes sociales los tratan injustamente.

Pero la interposición del complicado problema tecnológico amenaza con echar abajo la enorme iniciativa de defensa, de la cual el Congreso se enorgullece de haber aprobado invariablemente durante medio siglo. Trump estuvo a punto de sabotear el paquete con una amenaza de veto previa en torno a los planes de dejar de permitir que las bases militares lleven nombres de líderes de la Confederación.

Se trata de otro ejemplo de la disposición del presidente para menoscabar al Congreso, e incluso a sus aliados, para imponer su voluntad en las últimas semanas de su presidencia.

El miércoles, una coalición bipartidista de líderes de las comisiones de Servicios Armados de la Cámara de Representantes y del Senado dijo que ya era suficiente.

“Hemos trabajado en cerca de 2.200 provisiones para llegar a un compromiso en cuestiones importantes que afectan nuestra seguridad nacional y a nuestro ejército”, dijeron los representantes Adam Smith y Mac Thornberry, el presidente y el republicano de mayor rango en la Comisión de Servicios Armados de la Cámara de Representantes en un comunicado conjunto.

En una inusual reprimenda conjunta, dijeron que “por 59 años consecutivos” la Ley de Autorización de Defensa Nacional ha sido aprobada debido a que los legisladores y presidentes acordaron hacer a un lado sus preferencias y “pusieron las necesidades de nuestro personal militar y la seguridad de Estados Unidos primero”.

“Es momento de volver a hacer eso”, añadieron.

El senador republicano James Inhofe, presidente de la Comisión de Servicios Armados del Senado, dijo que habló personalmente con Trump y que le explicó que el proyecto de ley no era el sitio para llevar a cabo la lucha con las grandes empresas tecnológicas.

“Estoy de acuerdo con su sentir, deberíamos eliminar la 230”, comentó Inhofe a los reporteros el miércoles en el Capitolio luego de su conversación con Trump. “Pero no puedes hacerlo en esta iniciativa”.

Si bien se prevé que prevalezcan las mentes más frías, la amenaza de veto de Trump en las últimas semanas de su gobierno es su intento más reciente de cambiar las reglas. Desde tomar dinero de las bases militares para construir el muro fronterizo con México hasta colocar a sus nominados en un puesto administrativo sin la confirmación del Senado, Trump se ha saltado al poder legislativo como pocos mandatarios lo han hecho en los últimos años.

“El presidente parece decidido a llenar cada uno de los días que le quedan en el cargo con petulancia, quejas e interés propio”, dijo el líder demócrata Chuck Schumer durante un discurso en el Senado.

La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Kayleigh McEnany, dijo durante una conferencia de prensa el miércoles que el presidente habla en serio sobre vetar el proyecto de ley de defensa a menos de que el Congreso elimine la Sección 230.

“Va a presionar al Congreso para que intervenga en esto", añadió.

___

El periodista de The Associated Press Deb Riechmann contribuyó a este despacho.