Congreso de Perú aprueba polémica nueva legislatura antes de acabar funciones

·3  min de lectura

Lima, 1 jun (EFE).- El pleno del Congreso de Perú aprobó este martes la convocatoria a una cuarta legislatura ordinaria, a pesar de las críticas de políticos opositores, expertos y analistas por abrir la posibilidad de que se introduzcan cambios constitucionales importantes como la creación de un Senado.

La norma modifica el reglamento del Congreso para establecer una nueva legislatura en el tiempo que le queda al actual Parlamento, que culmina sus funciones a fines de julio próximo.

En Perú las reformas constitucionales solo pueden ser aprobadas por el Congreso en dos legislaturas continuas.

La propuesta, que requería del respaldo de un mínimo de 66 parlamentarios, equivalentes a la mitad más uno del Congreso unicameral, recibió 75 votos a favor, 33 en contra y 5 abstenciones.

REVISAR REFORMAS

Los votos a favor fueron de los integrantes de las bancadas de los partidos Alianza para el Progreso (APP), Acción Popular (AP), Frente Popular Agrícola (Frepap), Podemos, Unión por el Perú (UPP), Democracia Directa, Nueva Constitución y Somos Perú.

Durante la exposición de la iniciativa, el presidente de la Comisión de Constitución, Luis Valdez, remarcó en la importancia de revisar reformas que necesitan una segunda votación para ser aprobadas.

"El día de ayer aprobamos una ley de reforma constitucional que aportará a la lucha contra la corrupción; reformas, como decían algunos parlamentarios, que llevan años de espera y necesitan de una segunda votación. Yo les pregunto: ¿Por qué no hacer realidad el fortalecimiento de la lucha contra la corrupción?", señaló.

LA POLÉMICA POR OTRAS REFORMAS

Sin embargo, políticos opositores y medios locales indican que los congresistas también se plantean debatir y aprobar reformas en temas "clave" en la organización política del país, como la cuestión de confianza a los gabinetes de ministros y la formación de un Legislativo con dos cámaras.

Varios de los actuales congresistas han insistido en la necesidad de la creación de un Senado, a pesar de que esa propuesta fue rechazada en 2018 por más del 80 % de la ciudadanía cuando fue consultada en un referéndum durante el gobierno de Martín Vizcarra (2018-2020).

Al respecto, Valdez afirmó que con esas críticas se busca "intimidar" a los congresistas y responsabilizó a "agentes externos que no han sido elegidos para legislar y, por tanto, (son) ilegítimos".

"Quieren intimidarnos para que no hagamos nada y que las cosas queden tal como están, estos agentes externos e ilegítimos, para comenzar, quieren imponer una agenda al Congreso de la República y para ello asustan en los medios y redes sociales para intimidar a los señores congresistas", sostuvo.

POSICIÓN DE LA PRESIDENTA DEL CONGRESO

Por su parte, la presidenta del Congreso, la izquierdista Mirtha Vásquez, quien decidió participar desde su escaño y dejó la conducción del debate a su colega Matilde Fernández, remarcó que este tipo de decisiones deberían "reflexionarse de manera adecuada".

Se preguntó, en ese sentido, si era correcto usar una fórmula "residual" para convocar a una nueva legislatura para tocar temas que, en realidad, deberían ser tarea del Congreso que funcionará desde el próximo 28 de julio.

"Hay que reflexionar. Es verdad, es una medida legal, pero, colegas, toda medida legal no siempre es legítima", invocó.

Vásquez también aludió al pronunciamiento que hizo la ciudadanía en el referéndum de 2018 y recordó que los congresistas se deben "exclusivamente a la voluntad popular".

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.