Congreso México aprueba que Guardia Nacional pase a control militar en medio de críticas

·3  min de lectura
Policías vigilan el edificio del Senado de México mientras se discute una iniciativa para dar al Ejército el control de la Guardia Nacional.

CIUDAD DE MÉXICO, 9 sep (Reuters) -La cámara de senadores de México aprobó el viernes una iniciativa del mandatario, Andrés Manuel López Obrador, para que la Guardia Nacional pase a manos de la Secretaría de Defensa (Sedena), una maniobra que críticos y activistas aseguran militarizará la seguridad pública e incrementará los abusos.

Los cambios, que ya habían sido aprobados el fin de semana de manera expedita por la cámara baja, dan a la Sedena el control operativo, financiero y administrativo de la Guardia Nacional (GN), que actualmente se encuentra bajo el mando civil de la Secretaría de Seguridad.

A principios de 2019, impulsada por López Obrador, la GN entró en funciones con la finalidad de combatir al crimen organizado, acabar con la corrupción enquistada en su predecesora, la Policía Federal, y reemplazar a militares de las calles para regresarlos paulatinamente a sus cuarteles.

Sin embargo, activistas, organismos de derechos humanos y opositores han acusado a la novel corporación de cometer actos de tortura, asesinatos y uso excesivo de la fuerza durante algunos operativos, especialmente en aquellos para contener la migración indocumentada en el país.

"La política de López Obrador está ensangrentando a México, la estrategia de seguridad no funciona, la militarización no es la solución", opinó Kenia López, senadora del opositor Partido Acción Nacional (PAN). "Los militares deben estar en los cuarteles", agregó.

AMLO, acrónimo con el que se conoce al presidente, agradeció el viernes en su conferencia de prensa diaria a legisladores que respaldaron los cambios legales, pero también arremetió con fuerza contra los que no, incluyendo a la ONU, que ha pedido al mandatario mantener a la GN bajo mando civil.

"De repente quienes apostaban al uso de la fuerza, violadores tenaces de los derechos humanos, se convierten en paladines de la justicia, defensores de los derechos humanos, son unos reverendos farsantes", dijo.

"¿Cuándo Naciones Unidas se pronunció? (...) integrados por gente de derecha de distintos países del mundo, puro conservador acomodaticio porque ganan muchísimo dinero por simular, por fingir, por jugar el papel de alcahuetes de gobiernos autoritarios", agregó.

Más tarde, la Alta Comisionada interina de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Nada Al-Nashif, dijo en un comunicado que era preocupante que las reformas aprobadas no incluyan la supervisión civil de Sedena, "lo que plantea preocupaciones adicionales en materia de derechos humanos y rendición de cuentas".

CADENA DE ABUSOS

Especialistas aseguran que los cambios, que entrarían en vigor un día después de publicados en el diario oficial, podrían ser rebatidos en la Suprema Corte de Justicia, por contravenir la Constitución, que mandata que la seguridad pública debe estar a cargo de un mando civil, como reclaman diversos organismos.

"Se advierte que continuarán las violaciones a derechos humanos, especialmente porque el actuar de la GN tiende a ser opaco como el de Sedena, tal como hemos documentado en varios casos", dijo a Reuters Neftalí Pérez, abogado del Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez (Centro Prodh).

De enero a julio la estatal Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) recibió 276 quejas por supuestas violaciones cometidas por la GN durante sus operaciones en diversas regiones del país, superando las 241 presentadas en contra de la Secretaría de Defensa Nacional (Sedena).

El mismo organismo, a través del Sistema Nacional de Alertas de Violación a los Derechos Humanos, documentó que de 2020 a julio del presente año hubo un total de 1,130 quejas en contra de la Guardia Nacional.

A pesar de los señalamientos, la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción de Seguridad (Envipe), del estatal instituto de estadísticas INEGI, publicada el jueves, informó que durante 2021 la GN obtuvo el tercer lugar en niveles de confianza entre la población.

"La Sedena siempre pidió tener un marco legal para poder actuar en el ámbito de la seguridad pública (...) jamás nos lo dieron", dijo el secretario de la Defensa de México, Luis Cresencio Sandoval. "¿(A) qué situación llevaba? (A) que nuestro personal actuara al margen de la ley, al filo de la navaja", agregó.

(Reporte de Diego Oré y Lizbeth Díaz)