Congreso investigará efectos sobre la salud del uso de gases lacrimógenos por parte de la policía

·3  min de lectura
 (Getty Images)
(Getty Images)

Dos comités del Congreso han solicitado información y documentos de seguridad a los fabricantes de gases lacrimógenos como parte de una investigación sobre los efectos en la salud de las armas químicas utilizadas por decenas de departamentos de policía durante meses de levantamientos por la justicia racial en todo Estados Unidos.

Cuatro demócratas -los representantes estadounidenses Alexandria Ocasio-Cortez, Cori Bush, Jamie Raskin y Raja Krishnamoorthi- enviaron cartas a tres fabricantes de gases lacrimógenos y a varias agencias federales como parte de una investigación bajo los subcomités del Comité de Supervisión y Reforma de la Cámara de Representantes.

“Estados Unidos ha acordado no utilizar gases lacrimógenos en la guerra”, escribieron en una carta dirigida a la Agencia de Protección del Medio Ambiente y a los departamentos de Justicia y Salud y Servicios Humanos.

“Sin embargo, el gas lacrimógeno se utiliza con frecuencia en este país por las fuerzas del orden como ‘agente antidisturbios’”, escribieron. “Dado este uso doméstico, habríamos esperado un análisis que demostrara que los productos de gas lacrimógeno son seguros para su uso en humanos, pero no lo hemos visto”.

Los “gases lacrimógenos” se agrupan como agentes antidisturbios que “incapacitan temporalmente a las personas causando irritación en los ojos, la boca, la garganta, los pulmones y la piel”, según una hoja informativa de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos.

Los legisladores afirman que “las pruebas sugieren que el gas lacrimógeno puede estar relacionado con efectos adversos a largo plazo para la salud de las personas expuestas”, y que la seguridad del gas lacrimógeno “parece dejarse en gran medida a la discreción de los fabricantes” y no de las agencias reguladoras.

Leer más: Sesión de fotos de Trump no estuvo detrás de desalojo de manifestantes en el Parque Lafayette

Los legisladores también tienen “preocupantes preguntas sin respuesta” sobre si el gas lacrimógeno -disparado por al menos 100 agencias policiales en todo Estados Unidos en el último año, según un análisis de The New York Times- puede exacerbar los síntomas del coronavirus o causar daños pulmonares a largo plazo a las personas que han estado expuestas a él.

Los autores citaron un informe de Associated Press según el cual el personal militar expuesto al gas lacrimógeno en la formación básica tenía más del doble de riesgo de que se le diagnosticara posteriormente una enfermedad respiratoria aguda tras su exposición al gas lacrimógeno.

Los legisladores también se refirieron a un informe de ProPublica en el que se constataba que “el uso generalizado, y a veces indiscriminado, del gas lacrimógeno contra civiles estadounidenses en medio de una pandemia respiratoria amenaza con agravar el coronavirus, junto con las disparidades raciales en su propagación y en quiénes mueren a causa de él”.

“Estos productos se han desplegado rutinariamente sobre manifestantes no violentos que ejercen sus derechos de la Primera Enmienda”, escribieron los legisladores. “Las personas no deberían tener que preocuparse de que si asisten a una protesta no violenta, están en las proximidades de una acción policial o son trabajadores médicos que asisten a personas heridas, puedan estar expuestos a un veneno con efectos desconocidos”.

Los comités han solicitado a las empresas que les envíen la información pertinente antes del 24 de junio.

En una carta abierta firmada por 1,288 profesionales de la medicina y la salud pública en 2020, instaron a los departamentos de policía a dejar de utilizar gases lacrimógenos “u otros irritantes respiratorios, que podrían aumentar el riesgo de covid al hacer que las vías respiratorias sean más susceptibles a la infección, exacerbar la inflamación existente e inducir la tos”.

Relacionados

Avanza proyecto de ley de Idaho para prohibir manifestaciones en hogares privados

Anti-vacunas se reúnen para quemar una jeringa gigante en efigie en una manifestación en Utah

Policía de Los Ángeles investiga un crimen de odio después de que un auto embistiera a personas en una manifestación contra las agresiones a los asiáticos