El Congreso hondureño rechaza derogar artículo contra libertad de expresión

Una mujer lee un periódico en Tegucigalpa, el 9 de noviembre de 2016 (AFP/Archivos | Orlando Sierra)

El Congreso hondureño se negó a derogar una reforma del Código Penal que despertó críticas por castigar con cárcel a quienes "hagan apología" del terrorismo, denunció este miércoles el Colegio de Periodistas, que consideró la medida contraria a la libertad de expresión.

En una reunión celebrada el martes con el líder del Congreso, Mauricio Oliva, "hicimos la propuesta de que se derogue completamente" el artículo 335 de la reforma del Código Penal, pero la respuesta del legislador fue de rechazo a la solicitud, dijo a la AFP el presidente del Colegio de Periodistas de Honduras (CPH), Dagoberto Rodríguez.

Anunció que presentará un recurso de amparo a la Corte Suprema de Justicia "para que se derogue el artículo que es violatorio de la libertad de expresión".

Indicó que en caso de no obtener respuesta en los tribunales hondureños, llevarían el caso a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

El artículo establece que "quien públicamente a través de medios de comunicación o difusión destinados al público hiciere apología e incitación a actos de terrorismo (...) será sancionado con pena de cuatro a ocho años de prisión".

La norma fue aprobada el 22 de febrero por el Congreso, dentro de un controvertido paquete de reformas penales que aumenta las penas contra los delincuentes, en una ofensiva del gobierno contra la violencia.

En la reunión del martes, el diputado Oliva propuso una nueva redacción quitando la mención de los "medios de comunicación o difusión" y agregando que "no incurre en el delito quien se limita a transmitir información aunque ésta, por su contenido, se refiera al delito de terrorismo", pero Rodríguez lo consideró insuficiente.

La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) llamó al gobierno hondureño a derogar la normativa, que "podría constituir un mecanismo de censura previa en perjuicio de la libertad de prensa e información".

Honduras está catalogado como uno de los países más peligrosos del mundo para el ejercicio del periodismo, con 69 reporteros y empleados de medios de comunicación asesinados desde 2003.