Congreso de EEUU responde a ley en Hong Kong con propuesta para sancionar a bancos chinos

Por Patricia Zengerle
·2  min de lectura
FOTO DE ARCHIVO: Un visitante camina fuera del Capitolio de EEUU en Washington, EE.UU., el 15 de enero de 2020
FOTO DE ARCHIVO: Un visitante camina fuera del Capitolio de EEUU en Washington, EE.UU., el 15 de enero de 2020

Por Patricia Zengerle

WASHINGTON, 1 jul (Reuters) - La Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó el miércoles una propuesta de ley que penalizará a los bancos que hagan negocios con representantes del Estado chino que apliquen la nueva ley de seguridad nacional de Hong Kong, legislación que la presidenta de la institución, Nancy Pelosi, calificó de "brutal y aplastante represión".

La propuesta fue aprobada por unanimidad, lo que refleja la preocupación de Washington por la promulgación por parte de China de una ley de seguridad considerada como el fin de la autonomía que permitió a la antigua colonia británica prosperar como centro financiero internacional.

El Senado de los Estados Unidos aprobó una propuesta similar la semana pasada, si bien bajo las reglas parlamentarias el proyecto de ley debe volver al Senado para su aprobación antes de ser remitido a la Casa Blanca para que el presidente Donald Trump ratifique o vete la ley.

Previamente, Pelosi hizo una inusual aparición en una reunión de la comisión sobre la situación en Hong Kong para decir que la ley de seguridad marcó la muerte del principio de "un país, dos sistemas".

"La ley es una brutal y aplastante medida contra el pueblo de Hong Kong, destinada a destruir las libertades que se le prometieron", dijo Pelosi en la audiencia de la Comisión de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes.

El secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, dijo el miércoles que la ley de seguridad supone una afrenta para todas las naciones y que Washington continuaría adelante con la directiva de Trump para terminar con el estatus especial del territorio.

Los Estados Unidos ya han puesto en marcha la retirada del estatus especial de Hong Kong, deteniendo las exportaciones de material defensivo y restringiendo el acceso del territorio a productos de alta tecnología.

(Información de Patricia Zengerle; editado por Sandra Maler y David Gregorio; traducido por Darío Fernández en la redacción de Gdansk)