En el Congreso de EE.UU. creen que hay que "darle tiempo" a Alberto Fernández

Rafael Mathus Ruiz

WASHINGTON.- En el Congreso de Estados Unidos siguen de cerca los primeros pasos que da el gobierno de Alberto Fernández en política exterior, sobre todo sus definiciones respecto de la crisis en Venezuela, y el régimen de Nicolás Maduro, el principal foco de interés en Washington entre quienes miran hacia América latina.

"Hay que darle tiempo", dijo el congresista demócrata Albio Sires, presidente del Subcomité para el Hemisferio Occidental de la Cámara de Representantes, el espacio donde se sigue con mayor atención todo lo que ocurre en la región en la Cámara baja del Capitolio.

Sires y el número dos del subcomité, el republicano Francis Rooney, brindaron una charla en el Centro Woodrow Wilson para discutir los últimos eventos en América latina, que volvieron a darle un mayor perfil a la región en las discusiones en la capital norteamericana en los últimos meses, con estallidos de protestas en Bolivia, Chile, Ecuador y Colombia; los incesantes problemas migratorios desde América Central, y la persistente crisis política y económica en Venezuela.

En ese contexto, el fuerte giro político que atravesó la Argentina con el cambio de gobierno de Mauricio Macri a Alberto Fernández quedó un tanto opacado, casi en un segundo plano, y atado más que nada a sus implicancias sobre los alineamientos regionales respecto de Venezuela. Fernández busca construir una suerte de "tercera vía", alineado con México y Uruguay, cercanos a Maduro, pero sin despegarse del todo del Grupo de Lima, que cuenta con el pleno respaldo del gobierno de Trump.

"Si se pone a hacerse amigo de Maduro como antes, es un poco difícil, después de que [los países] del Grupo de Lima están unidos en que haya elecciones en Venezuela", advirtió Sires en declaraciones a corresponsales argentinos luego de su charla en el Centro Wilson.

Sires también se mostró preocupado por la presencia del expresidente Evo Morales en la Argentina, y su atípica convocatoria a la formación de milicias.

"Nada bueno va a salir de ahí porque va a causar problemas. Él hizo problemas para estar más cerca, y crear problemas en su país", afirmó.