Congreso CDMX aprueba reformas a Ley de Comedores Sociales

·3  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, abril 20 (EL UNIVERSAL).- Con 42 votos a favor y una abstención –del diputado local de Morena, Efraín Morales Sánchez--, el pleno del Congreso local aprobó reformas y adiciones a la Ley de Comedores Sociales de la Ciudad de México, con lo que queda garantizado el acceso a una alimentación adecuada a grupos vulnerables y de atención prioritaria.

De acuerdo con la presidenta de la Comisión de Inclusión, Bienestar y Exigibilidad de Derechos Sociales del Congreso capitalino, Maricela Zúñiga Cerón, quien presentó ante el pleno el dictamen, destacó que los habitantes de la Ciudad tienen derecho a tener una alimentación adecuada, nutritiva, diaria, suficiente y de calidad.

Aunque esto deberá ser con alimentos saludables y accesibles, culturalmente aceptables y que los protejan contra el hambre, la malnutrición y la desnutrición, sostuvo la también diputada local de Morena.

Recordó que los comedores sociales han duplicado sus recursos en el último año y recordó: "Ahora les dotamos de un marco jurídico robusto que permita seguir siendo punta de lanza en la promoción de la seguridad alimentaria en nuestra ciudad".

Asimismo, sostuvo que con base en la Constitución de la Ciudad de México, los comedores populares estarán dirigidos a grupos de atención prioritaria y a toda persona que encuentre limitado su derecho humano a la alimentación.

--Supervisarán calidad de alimentos

Por ello, aseguró que se dispone que sea de manera periódica que la Secretaría de Inclusión y Bienestar Social (Sibiso) capitalina, en coordinación con la Secretaría de Salud local, realicen la supervisión en la calidad de los alimentos que se distribuyen en los comedores sociales.

De igual forma, el reglamento y las reglas de operación de estas reformas y adiciones a la citada norma, establecen las medidas de higiene necesarias que deben cumplirse en los comedores.

Además, enfatizó, establece la obligación de los Comités de Administración y Grupos Solidarios que informen periódicamente sobre el destino de los recursos otorgados.

Por otro lado, la morenista comentó que la autoridad responsable, promoverá en el ámbito de su competencia la celebración de convenios con autoridades educativas para el establecimiento de comedores públicos en instituciones educativas, ubicadas en zonas con alto nivel de marginación.

Aclaró que los artículos transitorios, establecen la obligación de expedir al respecto, un reglamento en máximo 90 días hábiles siguientes a la entrada en vigor del presente decreto.

Otro aspecto que destaca la nueva norma, es que quienes estén a cargo de estos comedores sociales, deberán ser capacitados no sólo de nutrición, cultura cívica, derechos humanos, proyectos productivos, sino también de prevención de violencia contra las mujeres.

Por ello, Zúñiga Cerón resaltó que entre los objetivos de los comedores sociales, está fomentar procesos de organización y participación ciudadana en torno al ejercicio del derecho a la alimentación.

"Estos comedores sociales se constituyen como un lugar en el que se comparte un espacio y condiciones comunes. Y si bien no representan la condición necesaria para construir igualdad y combatir la violencia contra las mujeres, sin duda pueden representar áreas de oportunidad para implementar acciones que permitan abonar a la construcción de estrategias que fomenten la igualdad y el respeto mutuo", recalcó.

Destacó que actualmente, de los 445 comedores sociales que existen en la Ciudad de México, el 80% de los comedores sociales son administrados por mujeres, lo que da una pauta para que sean ellas las multiplicadoras de sus derechos en favor de la no violencia.

Cabe destacar que durante la discusión de dicho dictamen, en la primera votación "en lo nominal", registrada a las 11:31 horas, lo hicieron 54 de los 64 diputados que pasaron lista; es decir, de las 10:40 que inició la sesión ordinaria de este martes, en 51 minutos huyeron 10 diputados.

Lo sorprendente fue que para las 11:47 horas, cuando la presidenta de la Mesa Directiva, Patricia Báez Guerrero, ordenó a la secretaria levantar la votación para aprobar o no dicho dictamen, sólo lo hicieron 43 diputados, por lo que algunos de los legisladores con ironía comentaron que de continuar la votación, "ya seremos unos cuantos", pues para ese momento emprendieron la graciosa huida 21 representantes populares.