Congreso de Brasil aprueba autonomía del Banco Central

Joshua Howat Berger
·4  min de lectura

El Congreso de Brasil aprobó el miércoles un proyecto de ley que otorga autonomía al Banco Central (BCB), en momentos en que el presidente ultraderechista Jair Bolsonaro trata de acelerar su programa de reformas, atrasado por la pandemia.

La medida era reclamada por los inversionistas con el argumento de que blindaría al BCB de presiones gubernamentales para implementar recortes de tasas, que pueden impulsar el crecimiento económico a corto plazo pero generan inflación.

El proyecto de ley había sido aprobado en noviembre por el Senado y ahora fue avalado en la Cámara de Diputados por 339 votos a favor y 114 en contra.

Se espera que Bolsonaro, quien durante sus años como diputado defendió las tasas de interés bajas, promulgue rápidamente la ley, que forma parte de las medidas prometidas durante la campaña electoral de 2018 y con las que espera mantener el apoyo empresarial para buscar su reelección en 2022.

La autonomía del BCB "le dará al país un nuevo estándar de gobernanza monetaria y enviará una señal fundamental al mercado internacional de que estamos mejorando nuestras herramientas económicas", dijo el relator del proyecto en la cámara baja, Silvio Costa Filho, un aliado de Bolsonaro.

El banco central de la mayor economía de América Latina operaba con una autonomía de facto desde hacía años, pero que no estaba consagrada en las leyes.

La nueva ley protege al presidente del BCB y a los otros ocho miembros del Comité de Política Monetaria (Copom) de ser despedidos por el jefe de Estado de turno y sus mandatos serán de cuatro años, prorrogables una vez.

El presidente de la república designará además al jefe del BCB en mitad de su mandato (igualmente de cuatro años), por lo cual heredará a quien haya designado su antecesor.

Las designaciones deberán ser confirmadas por el Senado.

Pero el BCB no definirá por su cuenta la meta de inflación. Esta será determinada por el Consejo Monetario, que incluye al presidente del BCB, al ministro de Economía y al secretario especial de Hacienda.

La nueva ley reafirma que la principal misión del BCB seguirá siendo asegurar la estabilidad de precios, pero le confiere dos otras tareas: tratar, "en la medida de sus posibilidades", de suavizar las fluctuaciones económicas y promover el pleno empleo.

El actual presidente del BCB, Roberto Campos Neto, un economista de 51 años, fue calificado recientemente como el "presidente del Banco Central del año" por la revista británica The Banker, debido a su manejo de la crisis durante la pandemia de coronavirus.

- "El zorro en el gallinero" -

Los partidarios de la autonomía de los bancos centrales afirman que esta propicia una inflación baja o menos volátil.

Sus críticos alegan que los bancos centrales tienden a favorecer más a las grandes empresas que a los trabajadores comunes si no se los obliga a rendir cuentas ante los gobiernos electos.

El proyecto "será como poner al zorro a cuidar del gallinero", dijo el legislador Orlando Silva, del Partido Comunista de Brasil (PCdoB).

Las mismas políticas de Bolsonaro parecen colisionar, en ocasiones, con la autonomía del banco central.

Al igual que su modelo político, el expresidente de Estados Unidos Donald Trump, Bolsonaro no tiene reparos a la hora de instar al BCB a mantener las tasas de interés bajas.

Por ahora las condiciones han ayudado a que el mandatario y Campos Neto se mantengan en buenos términos.

La tasa básica está en su mínimo histórico de 2% desde agosto, para estimular la actividad económica golpeada por la pandemia que ya ha dejado casi 235.000 fallecidos en Brasil.

Pero la inflación se aceleró y llegó en enero a un 4,56% en el acumulado de 12 meses, por encima del centro de la meta del BCB para 2021 (3,75%, con un margen de tolerancia de 1,5 puntos porcentuales). La entidad ya dio señales de que prepara un aumento de la tasa.

La popularidad de Bolsonaro, de su lado, ha caído en medio de su errático manejo de la pandemia y la economía nuevamente da señales de ralentizarse. El desempleo tuvo una mejora marginal en los últimos meses pero los analistas prevén que supere en el primer semestre por primera vez el 15%.

Con el objetivo de mejorar su gestión, Bolsonaro recientemente forjó una alianza con el poderoso "centrão", una coalición de partidos conservadores, y entregó una lista de "35 prioridades" para satisfacer a distintos núcleos de su electorado.

La aprobación de la autonomía del BCB fue la primera en concretarse.