Congreso de BC pide reforma al sistema migratorio de Estados Unidos

Newsweek Baja California
·2  min de lectura

El Congreso de Baja California hizo un llamado a la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) para que busque una reforma al sistema migratorio de Estados Unidos de América (USA).

En la más reciente sesión ordinaria del Pleno, la diputada Evangelina Moreno Guerra, presidenta de la Comisión de Desarrollo Social y Asuntos Indígenas de la XXIII Legislatura, presentó una proposición a la Asamblea, informaron en un comunicado.

“El reciente cambio de administración federal en Estados Unidos abre una ventana de oportunidad para lograr nuevos acuerdos, por lo que la propuesta de cambio al sistema migratorio permitirá que los mexicanos que migran o residen en el lugar de establecimiento, tengan mayor certeza jurídica en cuanto a sus relaciones laborales, así como a sus derechos económicos, sociales y culturales”, expuso Moreno Guerra.

La propuesta fue aprobada con dispensa de trámite por los congresistas bajacalifornianos, así que la Mesa Directiva del Congreso local enviará la iniciativa a la SRE.

La inicialista recordó que el pasado 18 de febrero, senadores estadounidenses presentaron la propuesta de Reforma al Sistema Migratorio de los Estados Unidos de América, titulada, “Acta para la Ciudadanía”, ante la Cámara de Representantes del Congreso Federal estadounidense.

Moreno Guerra destacó que dicha propuesta de reforma migratoria contiene los objetivos que declaró el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, después de haber asumido la presidencia el 20 de enero.

Esta propuesta también busca otorgar certeza jurídica a más de 11 millones de personas irregulares, “muchos de ellos nuestros connacionales, los dreamers (pertenecientes al programa DACA, por sus siglas en inglés), personas beneficiados por el Estatus de Protección Temporal (Temporary Protected Status), trabajadores agrícolas, entre otros”, dijo la diputada.

Opinó que la relación entre México y Estados Unidos está bien definida, especialmente la relación comercial, desde que el país del norte se empezó a consolidar como una potencia industrial y se perfiló su necesidad de mano de obra, la cual era insuficiente en la joven nación.

Añadió que la aprobación del T-MEC (Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá), no trajo consigo la liberación de las fronteras para la mano de obra, en especial para la mano de obra no calificada de nuestro país que busca más y mejores oportunidades en los Estados Unidos.

Por el contrario, lamentó las campañas antinmigrantes y discursos de odio que han cobrado fuerza en Estados Unidos y con ello prácticas como el racismo, la xenofobia y la discriminación hacia grupos de migrantes pobres como lo son el grueso de los mexicanos que pretenden empezar una nueva vida allende la frontera.