El Congreso acepta la renuncia de la vicepresidenta de Perú

Agencia EFE

Lima, 7 may (EFE).- El Congreso de Perú aceptó este jueves la renuncia de la vicepresidenta de la República, Mercedes Aráoz, siete meses después de haber presentado su dimisión al cargo, en rechazo a la disolución del anterior Parlamento ordenada por el mandatario peruano, Martín Vizcarra.

En una sesión del pleno realizada en forma virtual, el Congreso aprobó por 112 votos a favor, cero en contra y 15 abstenciones la renuncia presentada por Aráoz al cargo el pasado 1 de octubre.

Las abstenciones fueron del partido fujimorista Fuerza Popular, quienes en su momento instaron y apoyaron a Aráoz cuando esta juró como presidenta "encargada" de la República ante el Parlamento que Vizcarra acababa de disolver para convocar nuevas elecciones en medio del enfrentamiento entre el Ejecutivo y el Legislativo peruanos.

Con la renuncia de Aráoz, el actual mandatario se quedó sin vicepresidente mientras dure su gestión, hasta julio del próximo año, y en el caso de una ausencia del país el encargo caería en el titular del actual Congreso, Manuel Merino.

HEREDEROS DE KUCZYNSKI

Tanto Vizcarra como Aráoz fueron vicepresidentes en la fórmula que llevó a la presidencia del Perú a Pedro Pablo Kuczynski en 2016, pero ante la renuncia del entonces gobernante por vínculos con la empresa brasileña Odebrecht, el actual jefe de Estado asumió el cargo en 2018.

En su última entrevista a la cadena CNN, Aráoz dijo el lunes que no mantiene comunicación con Vizcarra desde el día en que presentó su renuncia y que no se consideraba una usurpadora del cargo, dado que seguía siendo vicepresidenta mientras que no fuera aceptada su renuncia por el nuevo Congreso.

"No soy una usurpadora, yo estuve opuesta a una decisión de política del señor presidente Vizcarra, el cual lamentablemente decidió cerrar el Congreso", afirmó.

"Pienso que no debió hacerse, que no estaba dentro del marco de nuestra Constitución, a pesar de la decisión del Tribunal (Constitucional), una posición bastante dudosa de revalidarla", agregó sobre el cierre del anterior Legislativo, que se oponía a la lucha contra la corrupción en el aparato político y judicial.

EFÍMERA "PRESIDENCIA"

Aráoz presentó su renuncia a la vicepresidencia apenas horas después de jurar su presidencia ante una facción del Congreso, una decisión de la que empezó a deslindarse inmediatamente, apenas la opinión pública, política y social del país mostraron su abrumador respaldo a la decisión de Vizcarra.

De hecho, varias voces apuntaron públicamente que la vicepresidenta podía haber incurrido en varios delitos graves con su juramentación, que pronto ella misma calificó como "simbólica" y como un gesto de protesta, mas que como una acción destinada a derrocar al Gobierno.

Desde que anunció su dimisión, Aráoz se recluyó en su vida privada y quedó en un limbo político, sin respaldo de ningún tipo y como miembro oficial de un Ejecutivo al que intentó suplantar.

Técnicamente, como vicepresidenta de la República, su dimisión debe ser aceptada por el Congreso, que al haber sido disuelto no podía atender esa situación. EFE

mmr/amr/cav

(c) Agencia EFE