Congresista estadounidense se defiende de nuevas acusaciones de haber mentido

Nueva York, 19 ene (EFE).- El congresista republicano George Santos, que ya reconoció haber incluido información falsa en su curriculum, continúa viéndose asediado por supuestas nuevas falsedades sobre su pasado, su carrera y su familia.

El medio estadounidense Forward ha desvelado que el político de origen brasileño supuestamente mintió cuando aseguró que su madre se encontraba en la torre sur del World Trade Center de Nueva York durante los atentados del 11 de septiembre de 2011 y que logró salir del edificio antes de que este se derrumbara.

Forward sostiene, que, de acuerdo con los registros de los servicios de inmigración estadounidenses que consultó, la madre del político, Fatima Devolder, se hallaba en Brasil cuando tuvo lugar el ataque terrorista.

Toda la información presentada por Santos está siendo mirada con lupa por los medios estadounidenses, después de que el diario The New York Times desvelara todas las falsedades incluidas por el congresista en su currículum y en su página web.

Entre ellas, que había trabajado para las compañías financieras Goldam Sachs y Citigroup, o que había obtenido un título en la universidad neoyorquina de Baruch.

El político latino respondió a estas acusaciones asegurando que se había limitado a "embellecer" su currículum y se negó a dimitir, una posición que mantiene hasta el día de hoy, a pesar de que la directiva del Partido Republicano del distrito donde fue elegido -el condado de Nassau, al este de Nueva York- le pidió hace una semana que renunciara y tildó a su compañero de filas de "mancha" para la formación.

El pasado 12 de enero, asediado por los periodistas en los pasillos del Congreso estadounidense -donde ya ha tomado posesión de su escaño, en medio de toda la vorágine-, Santos abrió levemente la puerta a la posibilidad de dar su brazo a tercer, asegurando: "Si 142 personas me piden dimitir, dimitiré".

Aunque no aclaró qué significa esa cifra, coincide con los dos tercios del número de congresistas del Partido Republicano, que con 222 escaños tiene asegurada la mayoría en la cámara. Sin embargo, hasta la fecha, Santos no ha abandonado su escaño.

A estas últimas acusaciones se suma la de haberse quedado con el dinero de una campaña que lanzó para recolectar dinero con el objetivo de ayudar a un perro y la de haber sido "drag queen".

"Las informaciones de que habría dejado a morir a un perro son impactantes y dementes. Mi trabajo en defensa de los animales fue un trabajo de amor y un trabajo duro", escribió hoy Santos en su cuenta oficial de Twitter, en la que no ha hecho referencia a las informaciones sobre su madre.

Asimismo, calificó de "categóricamente falsa" la "más reciente obsesión de los medios" que aseguran que es una drag queen o que actúe como draq queen.

Aunque Santos se identifica como homosexual, varios medios locales han destacado su apoyo a políticas de su partido que cercenan los derechos de la comunidad LGTBI, como la ley del estado de Florida conocida como "No digas gay", que prohíbe hablar de orientación sexual e identidad de género en la guardería y en los primeros años de primaria.

(c) Agencia EFE