Nuevo ataque rebelde en Congo provoca 19 muertes

AL-HADJI KUDRA MALIRO

BENI, República Democrática del Congo (AP) — Diecinueve personas murieron en un ataque perpetrado por rebeldes cerca de la ciudad de Beni, en la República Democrática del Congo, donde residentes indignados irrumpieron esta semana en una base de Naciones Unidas para exigir protección, informó la ONU el miércoles.

El ataque en Oicha, a unos 30 kilómetros (18 millas) de Beni, ocurrió durante la noche, dijo Donat Kibwana, administrador local. Atribuyó el ataque a las Fuerzas Democráticas Aliadas, rebeldes que operan en Uganda y que han matado a más de 1.500 personas dentro y fuera de Beni en los últimos cuatro años.

“Hemos reforzado la presencia militar en el territorio de Beni, y el Ejército también ha perseguido a los rebeldes”, comentó. “Pedimos a la población que mantenga la calma”.

Las protestas de esta semana en Beni, tras repetidos ataques de los rebeldes, han interrumpido las cruciales labores para contener el brote de ébola que ha provocado la muerte de más de 2.100 personas desde que empezó hace un año.

Tres manifestantes han fallecido a manos de la policía y otros cuatro murieron a manos de efectivos de la ONU que trataban de dispersar a las multitudes, señaló Ghislain Muhiwa, portavoz de la sociedad civil.

La misión de la ONU en la República Democrática del Congo “¿vino a matarnos o a protegernos?”, agregó. “La elección es simple: O luchan contra el enemigo o se van a casa”.

Más de 5.000 personas marcharon con el grupo de sociedad civil LUCHA el miércoles en Beni, en honor a un miembro que falleció.

El Comité Internacional de la Cruz Roja pidió calma y mesura, señalando que los trabajadores de salud no deberían ser atacados. Dijo que desde el 19 de noviembre, las instalaciones apoyadas por equipos del comité han atendido a cinco personas que resultaron heridas en los ataques en Beni y a otras 27 que se lesionaron en protestas.

La violencia obligó a los socorristas que luchan contra el brote de ébola a encerrarse en Beni, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, que evacuó a 49 miembros de su personal, pero dejó a 71 en sus puestos.

___

La periodista de The Associated Press Edith M. Lederer en la ONU contribuyó a este despacho.