Conforme los distritos se vuelven más diversos, el alcance del Congreso también

·7  min de lectura

WASHINGTON — Cuando un trabajador social en la oficina de la demócrata californiana Katie Porter contesta al teléfono, el votante que está al otro lado de la línea puede hablar en uno de una docena de idiomas.

Porter ha hecho que su personal traduzca materiales de divulgación y del Congreso al mandarín, farsi, coreano y vietnamita, entre otros. Dice que su personal se nutre de la diversidad de la comunidad y habla varios idiomas, pero que eso no siempre es suficiente.

"Mi personal, ante todo, son personas expertas en servicios gubernamentales; no están capacitadas para la traducción", dijo.

En la última década, el distrito 45 de Porter, situado en el sur de California en la zona de Irvine, creció hasta convertirse en el mayor distrito por población del estado, y en 2020 era un 45 por ciento de blancos no hispanos, frente al 55 por ciento de 2010. El distrito tiene más de una cuarta parte de asiáticos, lo que ha determinado la forma en que Porter llega a sus votantes. Por ejemplo, a menudo se pone en contacto con grupos comunitarios locales e iglesias étnicas en un esfuerzo por compartir más información sobre los programas federales.

Los resultados del censo de 2020 muestran que, por primera vez, el país tiene menos del 60 por ciento de residentes blancos no hispanos. La Oficina del Censo cambió la forma de formular las preguntas sobre raza y etnia, así como su procesamiento de datos entre bastidores, lo que hace difícil decir cuánto se diversificó el país exactamente desde el recuento de 2010.

Sin embargo, los resultados muestran un gran crecimiento de las poblaciones asiática e hispana en todo el país: la población hispana creció casi un 25 por ciento, mientras que la población asiática aumentó casi en un tercio.

Los asiáticos constituyeron el grupo racial o étnico de más rápido crecimiento en California, aumentando un 25 por ciento entre 2010 y 2020. Si la tendencia continúa, más distritos se parecerán al de Porter, con votantes que hablan nuevos idiomas y necesitan una combinación diferente de programas federales.

El acceso al idioma es solo una parte del rompecabezas, ya que las comunidades diversas tienden a ser más jóvenes y más propensas a ser inmigrantes y a alquilar sus casas en lugar de comprar las propiedades. Porter ha observado estos cambios entre su propio electorado, cada vez más numeroso, lo que ha dado lugar a un cambio en los programas en los que se hace hincapié, como los que proporcionan ayuda de emergencia a los inquilinos.

En Georgia, el séptimo distrito del ex representante republicano Rob Woodall, en los suburbios de Atlanta, se convirtió en el más grande del estado en 2020, con más de 850 mil personas. Solo otro escaño, el distrito 11 del republicano Barry Loudermilk, al oeste y casi el doble de grande geográficamente, tenía más de 800 mil personas.

El antiguo distrito de Woodall es también uno de los más diversos del estado, con menos del 40 por ciento de residentes blancos no hispanos. La población hispana constituye el mayor grupo minoritario, con un 20 por ciento, pero el distrito también tiene la mayor población asiática del estado, con un 16.9 por ciento.

Para ayudar a satisfacer las necesidades de la población, Woodall tiene dos asistentes sociales de tiempo completo en temas de inmigración, uno en el lado de las empresas para ayudar con las solicitudes como los permisos de trabajo de los empleados, y el otro para las personas que necesitan ayuda con las solicitudes de tarjetas de residencia u otras solicitudes de visa. La diversidad del distrito se ha traducido en un gran crecimiento de pequeñas empresas, lo que, según Woodall, ha supuesto una mayor interacción con la Administración de la Pequeña Empresa (SBA). También supuso un mayor esfuerzo para animar a los votantes a dirigirse a sus funcionarios electos.

"Dependiendo de la cultura de la que inmigraron, el concepto de ayuda del gobierno quizá no haya existido o quizá solo llegaba con dinero en mano como soborno", dijo Woodall, quien se retiró antes de las elecciones de 2020. "Desde una perspectiva de servicio, encontrar familias que necesitan ayuda y no saben cómo pedirla es el punto".

Aun así, Woodall reconoció que los legisladores no siempre llegan a todos en el distrito. Señaló que la demócrata Stacey Abrams ganó el distrito durante su infructuosa postulación a la gubernatura en 2018.

"Ella encontró votantes ahí que ni siquiera sabía que existían", dijo.

Woodall calificó como una buena política, además de hacer buena política, el hecho de acercarse y comprender a los diversos votantes. Predice que pronto gran parte del país puede parecerse a su distrito.

"Si los republicanos desean tener éxito en el futuro, deben tenerlo en distritos como el 7 de Georgia", dijo.

La sucesora de Woodall en el Congreso, la demócrata Carolyn Bourdeaux, ganó el escaño en 2020 con el 51 por ciento de los votos.

Woodall, junto con Porter y otra ex representante, la demócrata de Nevada Shelley Berkley, dijo que el acercamiento y las relaciones en persona son clave para que los votantes se sientan cómodos al buscar ayuda.

Berkley, quien representó al Distrito 1 de Las Vegas hasta 2013, ha visto cómo se diversifica el distrito a lo largo de los años. En 2020, era uno de los más diversos del país: 45 por ciento de hispanos, 27 por ciento de blancos, 13 por ciento de afroamericanos y 8 por ciento de asiáticos. Berkley dijo que asistía regularmente a una variedad de servicios religiosos en su distrito para conectarse con la comunidad.

"Cuando me postulé por primera vez al Congreso, empecé a ir a las iglesias afroamericanas los domingos para conseguir votos. Es decir, era tan sencillo como eso", dijo. "Simplemente creció y se amplió con el tiempo. ... Cuando rezas con la gente de forma continua, llegas a conocerla".

Un personal diverso suele facilitar esa conexión, ya sea por sus conocimientos lingüísticos o culturales. Sin embargo, el personal de la Cámara Baja se ha quedado atrás respecto a la diversidad del país. Según un informe del año pasado del Joint Center for Political and Economic Studies, menos del 20 por ciento del personal de la Cámara de Representantes proviene de comunidades minoritarias.

Un estudio diferente, de 2019, realizado por la Oficina de Diversidad e Inclusión de la Cámara de Representantes, encontró que alrededor del 30 por ciento de los empleados proviene de comunidades minoritarias. La directora de la oficina, Kemba Hendrix, dijo a los legisladores en una audiencia en mayo que solo contratar a más internos diversos no arreglará el problema.

"No se puede empezar por la base, pensando que la contratación de becarios va a aumentar el nivel de los líderes superiores que van a ser capaces de influir en las decisiones políticas y de crecer y desarrollar futuros líderes", dijo a los miembros de la Comisión de Modernización del Congreso de la Cámara Baja.

El proyecto de ley de gastos del Poder Legislativo, que fue aprobado por la Cámara de Representantes en julio y está a la espera de la aprobación del Senado, incluiría un aumento del 21 por ciento en las asignaciones para las oficinas, así como más servicios de traducción y una mayor financiación para la Oficina de Diversidad e Inclusión. El proyecto de ley también incluye una estipulación para permitir que los beneficiarios del programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA), inmigrantes indocumentados traídos a Estados Unidos cuando eran niños, puedan trabajar para la Cámara Baja.

Las cláusulas del proyecto de ley cumplirían solo algunas de las recomendaciones formuladas por la Comisión de Modernización del Congreso. Woodall, que formó parte del panel antes de su jubilación, dijo que consideraba que algunas de las propuestas tenían mérito, como una mayor financiación de las prácticas remuneradas.

"Para conseguir más diversidad hay que ofrecer más oportunidades", dijo.

Pero Woodall se preguntó si algunas estipulaciones del proyecto de ley irían demasiado lejos: dijo que pudiera ser injusto para los votantes de la representante republicana Liz Cheney en Wyoming que sus impuestos se destinen a un servicio de traducción centralizado que raramente utilizarían.

Al mismo tiempo, Porter dijo que ha tenido problemas para conseguir que las agencias federales traduzcan materiales a idiomas distintos del inglés. Ella ha presionado para que el proyecto de ley de financiación del Poder Legislativo incluya un servicio de traducción que los miembros puedan utilizar. Incluso si el personal puede hablar el idioma de un votante, quizá no sea suficiente para ayudar a la gente a navegar por los servicios federales.

"Necesitamos que esto esté disponible para todos los distritos del país", dijo Porter. "Esta es un área en la que creemos que el Congreso debería supervisar lo que queremos ver de las agencias federales".

Por ejemplo, el año pasado la SBA añadió traducciones para 17 idiomas en el Programa de Protección de Nóminas, pero solo después de más de un mes tras el lanzamiento del programa en medio de la pandemia.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.