Conflicto israelí-palestino: la situación crítica del sistema de salud de Gaza a causa de los bombardeos de Israel

·8  min de lectura
Palestinos en un hospital en Gaza.
La situación sanitaria en Gaza es preocupante, según personal de MSF.

Tras más de una semana de intensos ataques aéreos, la situación humanitaria en la Franja de Gaza comienza a ser dramática.

Eso se ve particularmente en la situación de los centros de salud, que ya de por sí operaban con muchas limitaciones.

Muchos de ellos resultaron dañados en los últimos bombardeos y, según personal sanitario en la zona, la falta de insumos sanitarios es acuciante.

Para conocer la situación del sistema de salud palestino, BBC Mundo habló con Juan París, un médico psiquiatra venezolano de Médicos Sin Fronteras (MSF) que trabaja desde agosto de 2020 en Cisjordania y la Franja de Gaza y que ahora mismo se encuentra en Jerusalén, donde la organización tiene el centro neurálgico de coordinación.

¿Cuál es la situación sanitaria en Gaza ahora mismo?

Es bastante preocupante, porque como habrán visto en los reportes en las noticias hay estructuras sanitarias que han sido afectadas por los bombardeos, incluida una clínica de Médicos sin Fronteras.

El acceso a muchos de esos centros sanitarios también está afectado.

Juan París.
Juan París es médico psiquiatra de MSF en Gaza y Cisjordania.

De base, la estructura sanitaria funciona bastante al límite, funciona con una necesidad de recursos externos constante, y de que el bloqueo que Gaza sufre no impida la entrada y salida de flujos que Gaza necesita, tanto en temas de personal como de recursos e insumos sanitarios básicos. Y esto es en el día a día.

Tras 10 días de bloqueo absoluto, ahora mismo la situación de insumos está a punto de colapsar. Hay una ruptura en la cadena de suministros, de insumos básicos. Hay un riesgo muy importante de ruptura de derivados hemáticos, de sangre para hacer transfusiones y atender a los heridos.

Y también está la dificultad para que entre personal de recambio y personal especializado para la respuesta.

¿Cuánto puede resistir?

Si ya de por sí, con la situación de bloqueo es difícil mantener los recursos que son necesarios, ahora mismo se está al límite.

MSF ha estado donando parte del stock que tiene, pero que también está en riesgo de ruptura y no podemos tampoco realizar nuestras actividades habituales.

Si no podemos meter recambios, ni podremos responder a la emergencia ni podremos seguir la actividad habitual.

Servicios de emergencia palestinos trasladan a un herido.
Uno de los principales problemas es que la reserva de sangre para transfusiones está al límite.

Es cuestión de días, es cuestión de horas.

Llevamos dos o tres días en los cuales hemos estado aguantando la respiración por el tema de los derivados sanguíneos para transfusiones.

El reporte que tenemos de Gaza es que la cantidad disponible en reserva es mínima.

Y que lleguen estos materiales también depende de que haya flujo de combustible, y de electricidad constante.

Niño herido durante un ataque de Israel en un hospital en Gaza.
Los ataques han dañado algunos centros y los accesos a los hospitales.

Gaza está ahora mismo sobre mínimos de combustible y están racionando de manera importante la electricidad y concentrándola sobre todo en centros sanitarios.

Pero en el momento en que se quiebre, además de todos los efectos sobre la población que va a tener, desde refrigeración de alimentación a refrigeración de derivados sanguíneos, todo esto colapsará.

¿Qué ocurrió en el bombardeo que afectó a una de sus clínicas?

Está en el medio de la ciudad de Gaza, y no fuimos nosotros directamente el blanco del bombardeo, era un edificio adyacente que fue derruido y en el cual murió una cantidad importantísima de gente, fue uno de los ataques más letales, con más de 40 muertos, en el cuál además murieron dos médicos.

Fue algo horroroso. Una de las bombas dirigidas a ese edificio cayó justo en frente de nuestra clínica, afectando varias salas. Por suerte nadie de nuestro equipo estaba en ese momento en la clínica, excepto el compañero de seguridad, que vivió todo el bombardeo y está el pobre hecho un poco trizas, pero sobrevivió.

Y un cráter inmenso en frente de la clínica con el acceso dañado.

¿Qué te dicen tus compañeros desde Gaza?

Ha sido un mes muy complicado y unos 10 días terribles. Cada noche de bombardeo es equivalente o peor a la guerra de 2014. Están impresionados, aterrorizados.

La gente nos pregunta si los que están en Gaza ya están acostumbrados a eso y no. Están desbordados.

Trabajas en el área de la salud mental. ¿Cómo se aborda una situación cómo esta desde esa perspectiva?

Durante la situación de bombardeos, a lo que se presta menos atención directa es a la salud mental, porque las repercusiones se ven más tarde.

El primer objetivo es la seguridad, que la gente sobreviva.

Fuego en edificios en Gaza tras un bombardeo.
Muchos en Gaza dicen que no saben si van a sobrevivir a otra noche de bombardeos.

Y honestamente nuestros compañeros nos dicen que no saben si van a sobrevivir a cada noche, si van a despertar.

Al otro día se vuelven a recuperar, se despiertan, se rearman… Y lo que estamos viendo, tanto con nuestros compañeros como con otra gente que conocemos, es que hay que tender puentes personales, que la gente sepa que tienen alguien con quien contar, que les recuerdan, que se preocupan por ellos…

Se habla de un posible alto el fuego. ¿Qué pasa, desde una perspectiva sanitaria, cuando cesan los bombardeos?

Pero cuando esto pare, va a quedar lo que vemos en nuestro trabajo habitual, tanto en Cisjordania como en la propia Gaza: una población que está funcionando desde hace décadas en una situación de ocupación y, en el caso de Gaza, de bloqueo, y en donde se vive con unos niveles de estrés absurdos.

Gaza
Tras más de una semana de intensos ataques aéreos, la situación humanitaria en la Franja de Gaza comienza a ser dramática.

En una situación de absoluta incertidumbre y sin control sobre tu propia vida, y con la posibilidad de una repetición de eventos como estos.

Es una población traumatizada, en donde se habla del bombardeo de cada día, de cada una de las bombas, pero cada bomba que cae no solo es la bomba de hoy, es la que cae más las de las otras guerras, más lo que significa cuando se acaben: una sociedad herida, estructuras de soporte destrozadas, escasez de recursos básicos para poder sobrellevar el día a día.

Entonces las repercusiones son claras: un porcentaje altísimo de la población de Gaza, que en su mayoría son jóvenes, tiene sintomatología equiparable al trastorno de estrés postraumático, por no hablar de trastornos ansiosos, de depresiones

El número de suicidios es elevadísimo. El año pasado el suicidio, que es algo que se reporta poco porque tiene mucho estigma, igual se conocía que se suicidaba un joven en Gaza por semana. Entre un 20-30% de los jóvenes tienen ideas suicidas.

Es una nueva generación que está expuesta a la guerra, se desarrolla en contexto de guerra y con padres traumatizados, en sociedades traumatizadas…

Es un no parar, es un ciclo vicioso del cual es bastante difícil salir.

Niño palestino llorando tras perder a familiares durante un ataque de Israel en 2018.
Lo que queda después de los bombardeos es una población absolutamente traumatizada, dice el psiquiatra Juan París.

Además, hay una infraestructura totalmente dañada, que llevará mucho tiempo reconstruir

Claro. Gaza no va a tener ya procesamiento de aguas negras y de residuos. Nuestros compañeros nos dicen que fuera de sus casas se empiezan a acumular aguas de desechos.

Esto abre la posibilidad de epidemias, de enfermedades transmisibles que francamente son fácilmente evitables y, por supuesto, el tema del covid.

Hay 50.000 personas ya desplazadas internamente intentando buscar seguridad en Gaza, se están desplazando a las escuelas gestionadas por la ONU que en teoría se sienten como más seguras pero las evidencias respecto a nuestra clínica, al edificio de Al Jazeera, etc. muestran que ningún sitio es seguro.

Pero se están acumulando en distintas zonas de Gaza miles de desplazados internos aumenta el riesgo de transmisión de covid, cuando Gaza se encontraba en medio de una segunda ola, y con las unidades de cuidados intensivos considerablemente ocupadas por pacientes covid.

Ya se nos está solicitando por parte de la UNRWA (Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en Medio Oriente) apoyo en medidas de prevención de infección y transmisión de infecciones. La covid es de nuevo un foco incluso en medio del bombardeo.

Es crisis, sobre crisis, sobre crisis. Quitas los bombardeos, es covid, quitas covid y Gaza está en un bloqueo y una ocupación de décadas.

Un hombre mira un edificio totalmente destruido en un bombardeo.
Decenas de edificios en Gaza quedaron totalmente destruidos.

Lo que pasa en Gaza cuando se acaban las bombas, las repercusiones crónicas sobre la población, que van desde lo básico, desde el acceso a la salud básica, a la especializada, y luego las repercusiones sobre la salud mental, que son evidentísimas.

¿Qué le piden a la comunidad internacional?

A la comunidad internacional no se le puede pedir ahora mismo más que atención a la situación, tanto a la emergencia como a lo que sucede después de que caen las bombas, que cese el bombardeo cuanto antes, y que se abra un corredor humanitario ya.

Cada día que pasa que Gaza no tiene acceso a recursos básicos todas las estructuras de soporte para que la gente pueda hacer su vida quedan más cerca del colapso cuando ya están funcionando en una situación bastante límite habitualmente.

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.