Conflicto docente: en el interior la situación todavía es compleja

LA NACION

La reactivación de la paritaria nacional docente constituyó uno de los pedidos más arraigados de los gremios docentes durante los cuatro años de gobierno de Mauricio Macri. El deseo no les fue concedido. Debido a eso y a factores específicos de cada territorio, la realidad de cara a la negociación nacional con los gremios, que plantea el presidente Alberto Fernández, encuentra a los sindicatos provinciales en situaciones disímiles.

En Tucumán se viven tiempos turbulentos. El gobernador, Juan Manzur, suspendió por decreto el pago de la cláusula gatillo correspondiente a la última cuota de la paritaria del año pasado para los empleados estatales. La decisión se incluyó en un paquete de medidas de ajuste en el gasto público que permitirá ahorrar al gobierno provincial $800 millones. La pérdida en los salarios de los docentes representa aproximadamente un 12%.

El titular de la Agremiación Tucumana de Educadores Provinciales y vocero del Frente Gremial Docente, David Toledo, cuestionó la decisión y advirtió que corre peligro el inicio del ciclo lectivo. "Si bien somos conscientes de la situación económica, los trabajadores no pueden seguir soportando una inflación sin límites y una canasta familiar por las nubes. En la campaña electoral que terminó con el advenimiento de este gobierno nacional se dijo que el ajuste no lo pagarían los trabajadores y ahora ocurre lo opuesto en Tucumán", dijo Toledo.

"En los dos últimos años, todas las erogaciones del Estado fueron actualizadas por inflación. Hubo una importante recesión, cayó el consumo un 12% en 2019 y bajó la actividad industrial. Hubo menos recaudación [y por eso] el gobierno provincial busca equilibrar las cuentas públicas", explicó Manzur.

Como informó LA NACION, en el gobierno nacional pretenden desterrar la "cláusula gatillo" de las negociaciones paritarias. Sin embargo, los docentes mendocinos reclamarán una actualización de 25%.

"En Mendoza nos estamos organizando para defender la indexación mensual que conseguimos durante 2019 y para pelear por recomposición salarial de lo perdido en años anteriores", dijo a LA NACION Sebastián Henríquez, titular del Sindicato Unido de Trabajadores de la Educación (SUTE). "Tenemos un plenario que votó empezar por el 25%, pero como recomposición, no como aumento. El aumento tiene que, como mínimo, empatar con la inflación", explicó. Por otra parte, los referentes de los gremios mendocinos rechazaron el bono de $4000 que recibirán del gobierno nacional en dos tramos.

En Córdoba, las sumas fijas formaron parte de los aumentos docentes. Los maestros de esa provincia acordaron que sus incrementos se definirían, hasta agosto pasado, con cláusula gatillo y, luego, se adicionarían dos sumas fijas de $1400 en septiembre y $1600 en octubre.

En noviembre, el Sindicato de Empleados Públicos (SEP) y la Unión de Educadores de la Provincia (UPEC) acordaron salarios. Recibieron ese mes una suma fija no remunerativa de $1750, con tope de $3500 para aquellos con más de un cargo. Los jubilados obtuvieron $1400. En diciembre se incorporó el adicional extraordinario para el cálculo del medio aguinaldo, que para un docente de un cargo representó $875. Eso se mantuvo este mes. En febrero volverán las negociaciones.

Misiones es un caso especial. Hace 15 años las clases comienzan en la fecha indicada y pretenden, ahora, llegar al número 16. De todas formas, el fallecimiento en un siniestro vial de Marilú Levergeberg, la histórica dirigente de la Unión de Docentes de la Provincia de Misiones (UDPM), el pasado 3, conmocionó a la provincia. Leverberg era una aliada del gobierno provincial. Su reemplazante es Rubén Caballero, quien se supone que seguirá la misma línea política.

Con la colaboración de los corresponsales