El conflicto por el nuevo código penal boliviano se extiende a otros sectores

gb/lar/arm

La Paz, 3 ene (EFE).- El conflicto que desde hace más de un mes sostienen los médicos de Bolivia en contra de un artículo del nuevo Código Penal del país se extendió a sectores como los transportistas de carga pesada y los maestros del sector público, que reclaman la anulación total de la norma.

El Comité Ejecutivo del Autotransporte Pesado Nacional e Internacional sostuvo hoy una reunión en Potosí (suroeste) en la que resolvió dar plazo al Gobierno hasta este viernes "para la abrogación total del nuevo Código del Sistema Penal", según un voto resolutivo difundido por el sector.

Si las autoridades no atienden esta demanda, los transportistas, que se declararon en "estado de emergencia y vigilia", iniciarán una huelga indefinida a partir del próximo lunes.

El sector cuestiona diversos artículos del código promulgado en diciembre pasado al considerar que afectan a su labor y a otras "libertades y derechos, como el derecho al trabajo, al patrimonio y la libertad de protesta y sindicalización".

La nueva ley prevé sanciones penales, además de multas económicas e inhabilitación del permiso profesional.

Los transportistas resolvieron, además, desconocer a los parlamentarios que representan a ese sector y al máximo dirigente de la Confederación de Chóferes de Bolivia, Ismael Fernández, por haber aprobado la nueva norma sin haberles puesto al tanto previamente de los "alcances y perjuicios contenidos" en la ley.

En Sucre (sureste), la capital constitucional de Bolivia, hubo una movilización de la Central Obrera Departamental (COD) de Chuquisaca y dos maestros del sector público iniciaron una huelga de hambre para exigir la abrogación del Código Penal.

Los médicos de Bolivia se mantienen en huelga desde hace 41 días para exigir al Gobierno que anule un artículo que castiga con hasta penas de cárcel la mala praxis médica.

Las autoridades defienden que el artículo cuestionado sirve para proteger a los usuarios contra la negligencia médica y denuncian que el conflicto adquirió tintes políticos.

Debido a la huelga sólo se atienden casos de emergencia en los centros de salud públicos y en algunos privados.

El Gobierno y los representantes del Colegio Médico de Bolivia alcanzaron el martes un preacuerdo sobre el conflicto, pero fue rechazado por las bases de las organizaciones profesionales.

El presidente del país, Evo Morales, sostuvo hoy en Twitter que el conflicto con los médicos "está resuelto con el acuerdo firmado en la víspera" y consideró que "lo político se resolverá con el voto del pueblo de Bolivia".

"Por eso, pido a los médicos vuelvan a atender la salud del pueblo", escribió el gobernante.

La huelga ha puesto en vilo la asistencia especializada, sobre todo de traumatólogos, durante el rally Dakar que pasará por territorio boliviano del 11 al 15 de enero, ante lo cual el Ejecutivo prepara un plan alternativo para garantizar la atención médica en la competencia. EFE