Han confiscado 3 aeronaves con droga en 37 días

Daniela Wachauf

CIUDAD DE MÉXICO, noviembre 14 (EL UNIVERSAL).- En 37 días, la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) y la Fuerza Aérea Mexicana (FAM) han asegurado tres aeronaves con más de una tonelada de droga. Ayer, la primera dependencia informó que tras un enfrentamiento armado, elementos del Ejército y la FAM interceptaron en el municipio de Tamazula, Durango, un avión turbohélice que transportaba más de 300 kilogramos de cocaína.

La Sedena señaló que el sistema integral de vigilancia aérea detectó una aeronave no identificada procedente de Sudamérica. Por este motivo se ordenó el despegue de tres aviones para dar seguimiento a la aeronave sospechosa durante su vuelo por el espacio aéreo nacional.

También se alertó a las fuerzas de reacción helitransportadas y terrestres de los mandos territoriales del Ejército, y debido al contacto vía radar y visual, se observó que la aeronave aterrizó a 14 kilómetros de Tamazula.

La dependencia señaló que al sitio del aterrizaje arribaron tres helicópteros de la FAM que transportaban a la fuerza de reacción, que fue recibida con disparos de armas de fuego; los elementos repelieron el ataque y resultó un agresor herido, a quien después le proporcionaron primeros auxilios.

Los uniformados establecieron un perímetro de seguridad y procedieron a efectuar una revisión a la aeronave aplicando la Ley Federal de Armas de Fuego y Explosivos.

Detectaron que transportaba 30 paquetes con un peso aproximado de más de 300 kilogramos de posible cocaína y un arma larga. El lesionado fue trasladado en calidad de detenido al hospital civil de Culiacán, Sinaloa.

Lo asegurado fue puesto a disposición de las autoridades, con el objeto de que se realicen las investigaciones y acciones periciales.

La Sedena resaltó que estas actividades se efectuaron con apego al Estado de derecho y respeto a los derechos humanos, con lo que se evita que este tipo de sustancias adictivas afecten la salud y el desarrollo integral de la juventud.

El 8 de noviembre, los uniformados aseguraron en San Quintín, Baja California, una aeronave con más de 500 kilogramos de droga: 379 kilos de metanfetamina, 59 kilos de fentanilo en polvo, 48 kilos de pastillas de fentanilo, 23 kilos de cocaína en polvo, y 2 kilos de goma de opio.

Además de 23 kilogramos de una sustancia desconocida (gomosa), 359 gramos de una sustancia desconocida en polvo y una aeronave.

En la acción fueron detenidas dos personas.