Confiscación de armas en auto que iba a Haití lleva a cargos contra un contrabandista de Miami

·2  min de lectura
Ted S. Warren/AP

Un haitiano ha sido acusado de intentar pasar de contrabando docenas de fusiles semiautomáticos, pistolas y munición desde Miami al país caribeño, que, según las autoridades estadounidenses, estaban destinadas a una red de narcotraficantes.

Las armas y la munición estaban ocultas en un vehículo y fue confiscado en el puerto de Miami en diciembre de 2020, según las las autoridades.

Hendel Laurent, ciudadano estadounidense que vivía en el sur de la Florida, fue acusado esta semana por un jurado de instrucción federal de Miami de violar las leyes de exportación y contrabando: se le acusa de intentar exportar 21 armas y cargadores a Haití sin licencia del Departamento de Comercio. Entre las marcas y modelos están: Smith & Wesson M&P 15, Glock 19 gen 4 y Ruger 9E-SC.

Se ha emitido una orden de detención contra Laurent, según la fiscalía federal. Se cree que está en Haití.

El caso de contrabando de armas de Laurent subraya el persistente problema de la compra y exportación ilegal de armas en el sur de la Florida, según las Investigaciones de Seguridad Nacional y Alcohol, Tabaco y Armas de Fuego (ATF). A pesar del prolongado embargo estadounidense sobre la venta de armas a Haití, se calcula que unas 500,000 armas ilegales circulan en el país caribeño.

El caso de Laurent también es parte de investigaciones penales estadounidenses que afectan a Haití, un país empobrecido que se ve afectado por el tráfico de drogas, los secuestros de misioneros estadounidenses por parte de pandillas y el asesinato de su presidente en julio de 2021.

Aunque Laurent es el único inculpado identificado en la nueva acusación de Miami, su presunta actividad de contrabando de armas está vinculada con un caso de tráfico de drogas presentado recientemente en el tribunal federal de Milwaukee, Wisconsin, según con fuentes policiales familiarizadas con la conexión.

El presunto jefe de la trama, Jean Eliobert Jasme, fue llevado a Estados Unidos en abril acusado de confabularse con dos policías haitianos para contrabandear cocaína desde Colombia a través de Haití, República Dominicana y las Bahamas hacia Estados Unidos.

Hace más de una década, Jasme, alias “ED1”, fue condenado en Miami en el marco de una amplia investigación federal contra decenas de narcotraficantes, funcionarios del gobierno y altos cargos de la Policía acusados de Haití de transportar cargamentos de cocaína desde Colombia a través de Haití hasta el sur de la Florida. Como parte de su acuerdo con la fiscalía, Jasme se convirtió en un testigo clave y colaboró en al menos 17 procesamientos, todos, excepto uno, acabaron en condenas.

Los fiscales recompensaron a Jasme por su cooperación en 2009, cuando un juez federal de Miami redujo a la mitad su condena de 20 años de prisión.

La corresponsal de Miami Herald en el Caribe, Jacqueline Charles, contribuyó a esta información.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.