Confirman la condena de 73.000 euros a El Rubius por defraudar a Hacienda

El Rubius en una rueda de prensa durante un acto público.
El Rubius en una rueda de prensa durante un acto público.

El Rubius en una rueda de prensa durante un acto público.

Rubén Doblas, más conocido como El Rubius, uno de los primeros youtubers y de los de mayor repercusión de la plataforma, ha sido condenado por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) a pagar 73.000 euros. Esta sentencia ratifica la decisión del Tribunal Económico Administrativo Regional de Madrid con fecha de enero de 2020, y contra la que Snofokk, sociedad de El Rubius, interpuso un recurso que ha sido desestimado.

Este Tribunal había rechazado la reclamación planteada por la empresa del youtuber contra la liquidación de la Renta referida a 2013 por un importe de 15.979 euros a devolver, y confirma que abone casi 50.000 euros (IRPF) que no tributó junto a otros 23.000 de multa.

Una vez realizados los cálculos por Hacienda, según los argumentos de la sociedad del youtuber y de la Abogacía del Estado, la Sala ha concluido que “los servicios prestados por el señor Doblas a la sociedad vinculada eran los mismos que ésta prestaba a terceros a través de él”, motivo por el que se justifica recalcular lo que El Rubius había declarado en un principio.

Según apunta la Administración tributaria, El Rubius obtuvo una “ventaja fiscal indebida” al tributar a través del impuesto de sociedades en lugar de como persona física, como debería haber sido. Además, en la sentencia se apunta a que “la sociedad actora no aportaba ningún valor añadido relevante para la obtención de los ingresos”.

Según detalla la Sala, en 2013, Snofokk ingresó 230.344 euros, mientras que retribuyó a su socio principal, El Rubius (con un 98% del capital social), 98.760 euros a cambio de sus servicios, considerados “coincidentes con los que la sociedad prestaba a terceros independientes, que consisten en la intervención directa y personal de Rubén Doblas”.

Pero el problema se halla en que Snofokk “no tenía trabajadores ni colaboradores”, sino varios equipos informáticos, videocámara y auriculares. De hecho, se desconoce si este es el motivo por el que el youtuber optó por mudarse a Andorra en el año 2021, un movimiento recurrente en el mundo de los youtubers, debido a que los impuestos a tributar son notablemente inferiores.

Related...