Confinamiento en Bangladesh podría favorecer caza furtiva de delfines

Daca, 11 May (Notimex).- Funcionarios de gobierno informaron que los restos desmembrados de un delfín fueron localizados este domingo en un río cerca de un santuario de Bangladesh, y expresaron su preocupación por un aumento de la caza furtiva de esta especie durante el confinamiento decretado por el COVID-19.

El trabajador del departamento de pesca, Abdullah al Mamun, indicó que un grupo de lugareños de la localidad de Raojan, en el sureste del país, encontraron los restos del delfín del río Ganges, de 1.5 metros, en el río Halda.

El animal, precisó, había sido rajado desde el cuello hasta la cola y le habían extraído las capas de grasa, que suelen utilizarse para fabricar aceite para medicinas tradicionales.

A su vez, el coordinador del Laboratorio de Investigación del Río Halda (HRRL, por sus siglas en inglés), Manzoorul Kibria, detalló que se trata del segundo delfín hallado muerto en el mismo santuario desde que Bangladesh impuso el confinamiento para atajar la propagación del nuevo COVID-19.

Otro funcionario local explicó que muchos ciudadanos aprovechan que la policía está ocupada supervisando que la gente cumpla con el confinamiento para rastrear el río Halda en busca de pesca.

"Intentan ganarse la vida pescando ilegalmente", apuntó Yasin Nawaz, director del departamento forestal local.

En Bangladesh está prohibido matar delfines del Ganges, una especie en peligro de extinción incluido en la a Lista Roja de Especies Amenazadas de la UICN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza).

De acuerdo con el Fondo Mundial para la Naturaleza, el delfín del Ganges se encuentra en los ríos de Nepal, Bangladesh e India y cuenta con una población de entre mil 200 y mil 800 individuos, 170 de los cuales se encuentran en el río Halda, según datos del Halda River Research Laboratory (HRRL).

-Fin de nota-

 

NTX/ILI/ACP