Javier Milei. Se consolida como la tercera fuerza en la Ciudad de Buenos Aires con el 13,65% de los votos

·4  min de lectura
Javier Milei, eufórico, en su búnker de Balvanera
Tomás Cuesta

“En cinco minutos lo dan. Está hablando Wado de Pedro”, dijo el twittero Iñaki Gutiérrez con su celular en la oreja, esperando los resultados oficiales. “13 puntos, 13,7”, llego a decir antes de que se arme el pogo de los fanáticos de Javier Milei festejando el primer número que arrojó el Ministro del Interior, Eduardo “Wado” De Pedro desde el Correo Argentino.

Tiene miedo, la casta tiene miedo”, cantaban eufóricos en la antesala del Salón Diamante haciendo alusión a las palabras de su líder. “Vamos carajo”, gritó uno, “viva la libertad”, sumó otro y todos contestaron: “Viva”. A los pocos minutos, el rock ya sonaba en el interior del búnker.

“¿Qué haces ahí sentado, man?”, le preguntó uno de los invitados a otro que no había sido parte del festejo y esperaba en los sillones de la recepción del hotel Grand View. Salió corriendo y le gritó a los militantes de afuera: “Viva la libertad carajo” y ellos respondieron con un clásico futbolero: “Olé, olé, olé Javier”.

Festejos en el búnker de Javier Milei por los posibles resultados obtenidos por el candidato
Tomás Cuesta


Festejos en el búnker de Javier Milei por los posibles resultados obtenidos por el candidato (Tomás Cuesta/)

“Viva la libertad carajo”, dijo Milei tres veces, y levantó con el puño cerrado su mano derecha. Desde el salón, se escuchaban los gritos de los militantes que afuera veían desde la pantalla el discurso del ahora candidato.

A pesar de la euforia de los invitados y también de los candidatos que lo acompañaban en el escenario, el economista afirmó: “No hay nada para festejar”. El liberal aseguró que estos resultados “muestran el hartazgo de la casta política” y que la baja participación es porque a la sociedad “le cuesta creer”.

“Estamos en la Argentina del fifty, fifty. 50% de inflación y 50% de pobres. Si no hacemos un cambio de 180 grados en 50 años vamos a ser la villa miseria más grande el mundo. Por lo tanto, que tiemble la casta política”, exclamó eufórico.

“Nosotros somos el testimonio de que si nos siguen apoyando, los vamos a terminar sacando a estos chorros”, aseguró Milei. “No solo estamos en condiciones de sacar a los K, dejarlos en tercer puesto y que no vuelvan nunca más. Estamos en condiciones de sacar a las tibias palomas”, aseguró el economista, en velada referencia a los principales dirigentes de Juntos por el Cambio. Y desafió: “En noviembre vamos a ganarles a las tibias palomas que pactan con los K”.

Resultados oficiales: el kirchnerismo pierde en 17 provincias

Antes de conocer los resultados finales, la ansiedad se apoderaba de la sala. “Hay un optimismo en el aire muy fuerte”, le dijo Mariquita Delvecchio, esposa de Carlos Maslatón, a uno de los colaboradores del equipo de Milei. El búnker empezó a poblarse cerca de las 20.

“¡Es la marcha de león, rugiendo cada vez más fuerte, llevando la libertad, tratando de cambiar la suerte!”, sonaba antes en el Salón Diamante, en Balvanera. Esta vez, después del reproche de La Renga, Panic Show no musicalizó el evento que tuvo a Javier Milei como protagonista central.

A la espera del ingreso de Milei, al estilo de rockstar, el primero en llegar al búnker fue Ramiro Marra, que encabeza la lista de legisladores de La Libertad Avanza. Durante el tiempo muerto, una pantalla proyectaba imágenes de lo que fue la campaña de los libertarios. Cerca de las seis de la tarde, el clima todavía no era de fiesta, pero fuentes cercanas al candidato afirmaban que fue una jornada tranquila, que lograron buena fiscalización y que algunos datos de boca de urna fueron incluso un poco mejor de lo que esperaban. Bien entrada la noche esa percepción se confirmó: el economista liberal había conseguido posicionarse cómodamente como la tercera fuerza en la Ciudad de Buenos Aires, escrutadas más del 98% de las mesas porteñas.

https://www.lanacion.com.ar/politica/tenes-numeros-abrio-el-bunker-del-kirchnerismo-y-crece-la-ansiedad-nid12092021/

En la entrada del hotel había banderas de la Argentina intercaladas con banderas amarillas con la leyenda “Milei”y la figura del león, ya característica de la campaña del economista. El mismo merchandising lucían sus colaboradores, la mayoría jóvenes, e incluso la seguridad de lugar. Algunos tenían remeras, otros chalecos o gorras, pero todas las prendas eran de color negro y contaban con el nombre del precandidato a diputado en amarillo.

El búnker de Javier Milei
Tomás Cuesta


El búnker de Javier Milei (Tomás Cuesta/)

Los primeros oradores sobre el atril montado delante de la pantalla fueron “Azabache”, una artista venezolana y Héctor Espinoza, un comerciante de la villa 31. “Esta es la punta de lanza que necesita la Argentina”, afirmó Espinoza, que agregó: “Es el verdadero cambio y no esa fantochada que nos vendieron en 2015”.

También hablaron los youtubers Gustavo Sánchez y Mateo Fernández. Este último dijo sobre Milei: “Es el único candidato con los huevos bien puestos para sacar a los que se hacen llamar oposición y a los dictadores de nuestro pensamiento”.

Javier Gerardo Milei, candidato a diputado por el Partido Avanza Libertad vota en la UTN, barrio de Almagro.
Tomás Cuesta


Javier Gerardo Milei, candidato a diputado por el Partido Avanza Libertad vota en la UTN, barrio de Almagro. (Tomás Cuesta/)

Milei votó cerca del mediodía vestido como siempre con un saco de cuero. “Entré para terminar con esta decadencia. Nosotros venimos y traemos propuestas. Si nos acompañan, bien. No nos acompañan: nos vamos a casa”, afirmó. Después de retirarse de la sede de Almagro de la Universidad Tecnológica Nacional (UTN) se fue a almorzar con su hermana Karina y sus padres.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.