La confianza de los consumidores de EE.UU. cae por tercer mes consecutivo ante el miedo a la recesión

·4  min de lectura
La inflación de los precios al consumidor de EE.UU. aumentó un 9,1 por ciento en los últimos 12 meses (AFP via Getty Images)

La confianza de los consumidores estadounidenses cayó por tercer mes consecutivo en julio, ya que los estadounidenses continúan sintiendo los efectos de la inflación y están preocupados por el espectro de una posible recesión.

La caída en el índice de confianza de los consumidores de The Conference Board en julio siguió a una caída mayor en junio.

El índice ahora se sitúa en 95,7, es decir, 2,7 puntos menos que el 98,4 de junio. Este es el más débil desde febrero de 2021.

El índice de situación actual —basado en la evaluación de los consumidores de las condiciones comerciales y laborales actuales— cayó a 141,3 en comparación con 147,2 el mes pasado. El índice de expectativas —basado en las perspectivas a corto plazo de los consumidores sobre las condiciones de ingresos, negocios y mercado laboral— bajó a 65,3 de 65,8.

Los consumidores estadounidenses se sienten particularmente pesimistas, ya que la alta inflación ha mermado su poder adquisitivo y se habla cada vez más de la posibilidad de que EE.UU. caiga en una recesión.

Al comentar sobre las últimas cifras, Lynn Franco, directora sénior de indicadores económicos de The Conference Board, dijo: “La disminución se debió principalmente a una disminución en el índice de situación actual, una señal de que el crecimiento se ralentizó al comienzo del tercer trimestre. El índice de expectativas se mantuvo relativamente estable, pero se mantuvo muy por debajo de una lectura de 80, lo que sugiere que persisten los riesgos de recesión. La preocupación sobre la inflación, en particular el aumento de los precios de la gasolina y los alimentos, siguió pesando sobre los consumidores”.

“A medida que la Fed aumenta las tasas de interés para controlar la inflación, las intenciones de compra de automóviles, viviendas y electrodomésticos importantes se redujeron aún más en julio”, agrega.

“De cara al futuro, es probable que la inflación y los aumentos adicionales de las tasas no dejen de presentar fuertes obstáculos para el gasto de los consumidores y el crecimiento económico durante los próximos seis meses”.

Los minoristas ya están dando señales de alarma. Walmart recortó el lunes sus previsiones de beneficios trimestrales y para todo el año, afirmando que la inflación está haciendo que los compradores gasten más en productos de primera necesidad, como alimentos, y menos en ropa y productos electrónicos.

Sin embargo, en general, la economía está enviando señales contradictorias. Por un lado, el crecimiento parece estar decayendo, las ventas de viviendas están cayendo y los economistas advierten sobre una posible recesión en el futuro. Pero, por otro lado, los consumidores siguen gastando, las empresas siguen registrando ganancias y la economía sigue agregando cientos de miles de puestos de trabajo cada mes.

En medio de todo esto, los precios se han acelerado a máximos de cuatro décadas, y la Reserva Federal está tratando desesperadamente de apagar las llamas inflacionarias con tasas de interés más altas. Eso está haciendo que los préstamos sean más caros para los hogares y las empresas.

La Fed tiene que recorrer un camino difícil, con la esperanza de ralentizar la economía lo suficiente como para frenar la inflación, pero sin causar una recesión. Muchos economistas dudan que tal “aterrizaje suave” sea posible.

Tanto los formuladores de políticas como los economistas se encuentran en un territorio desconocido sin experiencia en el análisis del daño económico de una pandemia global y la guerra de Rusia en Ucrania.

En todo caso, no tienen un historial muy confiable: fallaron en gran medida en predecir el rápido ritmo de recuperación económica de la recesión pandémica de 2020, el impacto de los cuellos de botella en la cadena de suministro y luego el aumento de la inflación.

Ahora existe el temor de que la Fed pueda reaccionar de forma exagerada para sofocar la inflación, impulsar las tasas aún más y poner en peligro la economía.

El presidente Joe Biden quiere convencer a un público escéptico de que Estados Unidos no se dirige a una recesión. Se está preparando para publicar el jueves las nuevas cifras del producto interno bruto del Departamento de Comercio.

Los expertos pronostican que el PIB de EE.UU. será negativo por un segundo trimestre consecutivo, una señal informal de que el país está atrapado en una recesión, por lo que la administración de Biden está pidiendo de manera preventiva a los votantes que no juzguen la economía solo por el PIB o la inflación.

Señala que la gente debería considerar las ganancias laborales, la producción industrial y otras medidas que apuntan hacia un crecimiento continuo, incluso cuando los estadounidenses se muestran pesimistas en las encuestas sobre la economía y Biden.

Los republicanos están haciendo de la economía un tema clave para las próximas elecciones intermedias de noviembre.

El presidente sostiene que la economía se está enfriando después de una fuerte recuperación de la recesión de 2020 causada por la pandemia de covid-19.

Con información de The Associated Press

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.