La confesión de Sergio Goycochea sobre el polémico doping positivo de Diego Maradona

LA NACION
·2  min de lectura

Sergio Goycochea se sometió al Líbero Vs. de TyC Sports. Como era de esperarse, el exarquero de la selección argentina habló de Diego Maradona. "Compañero, amigo, referente, capitán, líder. Como lo quieras llamar", definió al Diez, y agregó: "Maradona, Argentina. Argentina, Maradona".

Quién es Damaris Alejandra, la mujer de 37 años que asegura ser la primogénita de Maradona

En el Mundial de Italia 1990, ambos fueron compañeros en el combinado nacional. Y entre tantas cosas vividas juntos, Goycochea recordó que el astro del fútbol dormía con la remera de Argentina en las concentraciones. "También tenía una vinchita rosa. Andaba todo el día con la camiseta puesta. Podés decir muchas cosas, pero eso era un líder. No me pongás en la bolsa toda su vida, vamos al contexto. Era nuestro capitán, no había dudas", manifestó.

Sergio y Diego mantuvieron una gran relación que siguió fuera del campo de juego. Tras la muerte de Maradona, el 25 de noviembre de 2020, el exarquero se enteró minutos antes de salir al aire en un programa de televisión. Y al tocar el tema, no pudo aguantar su llanto. En Líbero Vs. reveló lo que sintió en ese momento. "Incrédulo. Fue muy fuerte. Vas elaborando las emociones como te van llegando, la cabeza se transforma en una película sin fin de imágenes. Al día de hoy, todavía me parece mentira", aseguró.

En otro capítulo de su amistad, el Diez le marcó su último gol como profesional precisamente a Goycochea. Ocurrió el 14 de septiembre de 1997, desde los doce pasos, en un partido que enfrentó a Newell's y Boca. "Fue un penal horrible. Yo lo conocía tanto que me entró la duda si iba a cambiar o iba a patear como siempre. Y me terminé acostando como un pavote", contó.

La herencia de Maradona: el reclamo de Diego Junior en la agonía de su padre

El Mundial de Estados Unidos 1994, donde también compartieron la selección argentina, quedó marcado por el doping positivo de Maradona y Goycochea relató cómo lo vivió. "Diego estaba bien, el equipo estaba armado alrededor de él, o sea, lo sufrió deportiva y anímicamente. Él entrenaba tres veces por día. ¿Tomaba pastillas? Sí, 28. Se sentaba con nosotros en la mesa y tiraba un puñado de pastillas que tomaba casi siempre. No sé quién le erró con la efedrina. Él comía 200 gramos de arroz, entrenaba tres veces por día. Por ahí le erraron en la medicación. O se le saturó el cuerpo y tenía realmente eso, o lo fueron a buscar más de lo que normalmente se busca en un análisis. No lo sé. Lo cierto es que anímicamente nos destruyó", confesó.