Confían en arreglo entre integrantes de OV7

CIUDAD DE MÉXICO, noviembre 27 (EL UNIVERSAL).- A punto de cumplir 30 años de carrera, una fractura entre los integrantes de OV7 amenaza con acabar con el grupo y con los festejos.

La ruptura se dio entre Ari Borovoy, quien tiene firmado al grupo en su empresa BOBO, y el resto de los integrantes: Lidia Ávila, Érika Zaba, Mariana Ochoa y Óscar Schwebel, allegados a la agrupación confían en que ambas partes lleguen a un arreglo y retomen los planes.

Borovy negó este martes entrevistas, en tanto Mariana Ochoa informó que este miércoles, un día antes de sus primeras fechas canceladas (en la Arena Ciudad de México), emitirán su postura en torno al conflicto.

Ari anunció la noche del lunes anterior, a través de un comunicado, que por causas de fuerza mayor, ajenas a ellos y al elenco, OV7 no se presentará en los conciertos que tienen pendientes como parte del concepto 90's Pop Tour.

El resto de los integrantes actuales usó sus redes sociales para informar que la cancelación se dio sin su consentimiento y que además los organizadores tomaron el control de su cuenta oficial.

BOBO Producciones es la empresa de Borovoy y productora del concepto noventero.

La agrupación de éxitos como "Mírame a los ojos" y "Te quiero tanto, tanto, tanto" agregó que fue una decisión unilateral la que se tomó para marginarlos de las presentaciones programadas.

La molestia ya llegó a muchos de sus admiradores que compraron su boleto para verlos y ahora denuncian en la cuenta de Twitter que la Profeco intervenga para que les devuelvan su dinero.

No es el primer problema interno que enfrentan los integrantes. En 1998 lanzaron "Vuela más alto sin Julissa", hasta entonces su productora y dueña del grupo entonces llamado Onda Vaselina.

En 2002 se separaron, tras haberse enterado que Lidia Ávila y Kalimba tenían otros planes, entre ellos, lanzarse como solistas para lo cual habían firmado con una disquera. Luego limaron asperezas y regresaron en 2010.